Actos de repudio dices tú, actos de reafirmación digo yo

Por Osmany Sánchez

 

Desde el inicio de La Joven Cuba uno de los temas más polémicos ha sido la respuesta que se le ha dado a las marchas de los mercenarios de la SINA por los barrios de La Habana. He dicho lo que pienso en los comentarios pero ahora quiero dar mi opinión de esta forma. Aclaro que no empleo el término mercenario en tono despectivo, lo hago porque son un grupo de personas que como se ha probado en reiteradas ocasiones, reciben dinero y recursos de una potencia extranjera para actuar contra su propio país y eso es mercenarismo.

Algunos “ingenuos” nos piden que permitamos que las llamadas Damas de Blanco hagan sus caminatas por toda La Habana porque sino le estaremos dando un pretexto a los enemigos para que nos acusen de intolerancia y de no respetar el criterio de los demás. ¿Por qué no lo permitimos entonces?

La denominada oposición interna es organizada y financiada por la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en Cuba (SINA) y sus lacayos europeos. Permitir por tanto que estos mercenarios tomen las calles es permitírselo al Departamento de Estado y a sus órganos de inteligencia. Mucho más grave aún es cuando estos “disidentes” reciben dinero de terroristas como es el caso de Santiago Álvarez que financia a las Damas de Blanco, Antúnez, Martha Beatriz Roque y otros.

Los medios hablan constantemente de “brigadas de respuesta rápida” o de “hordas castristas” que golpean a los “inocentes” solo por tener una opinión diferente, pero nunca han podido mostrar una imagen donde se vea a alguien golpeando a uno de esos mercenarios. Varias veces he leído reportes de Laura Pollán narrando como les tiraron piedras y les dieron golpes pero después de ver como mentía sobre los guardias que venían corriendo para donde ellas estaban, no me quedan dudas de que es otro de sus embustes.
Si fuera cierto ¿dónde están las fotos o los videos?

Si la batalla es de ideas pues con ideas la ganaremos, por eso cuando uno de estos grupúsculos recibe la orden de realizar una provocación en uno de los barrios de La Habana o cualquier otro lugar de Cuba encontrará una masa de revolucionarios que les haga frente, no con golpes sino con consignas revolucionarias. Algunos insisten de satanizar esos actos afirmando que los que marchan en defensa de la Revolución son personas convocadas por los CDR y los centros de trabajo de esa zona. Si fuera así ¿Cuál sería la ofensa y la sorpresa?

En cada una de las provocaciones están presentes las grandes cadenas noticiosas y los diplomáticos que patrocinan esas actividades y si están ahí es porque alguien los convocó para encargarse de darle propaganda al show.

Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago

Los que le piden a Cuba que permita que los mercenarios puedan manifestarse en la isla olvidan que cuando han estado en el poder han obrado de una manera totalmente diferente con sus opositores.

El 3 de Mayo de 1955 se fundó en Cuba el temido Buró Represivo de Actividades Comunistas (BRAC) y durante muchos años sus integrantes se tomaron muy en serio su tarea, o sea que los comunistas no tenían espacio para manifestar sus opiniones libremente. Si alguien cree que recurro a datos del pasado pues les recuerdo que contra Cuba el gobierno de los Estados Unidos mantiene vigentes sanciones promulgadas en la década de los sesenta. Incluso una de ellas, la Ley de Comercio con el enemigo, data de 1917.

El 15 de julio de 1955, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Allen Dulles le envía una carta a Batista donde lo felicitaba por la creación del BRAC y le ofrecía todo su apoyo. Cito textualmente la carta pues después de leerla sobran los comentarios.

AGENCIA CENTRAL DE INTELIGENCIA
WASHINGTON D. C.
OFICINA DEL DIRECTOR
15 de julio de 1955
Su excelencia Gral. Fulgencio Batista Zaldívar
Presidente de la República de Cuba
Habana, Cuba.

Estimado señor Presidente:

Recuerdo con gran placer nuestra reunión celebrada durante mi viaje a La Habana el pasado abril. Para mí fue un gran honor el haber tenido la experiencia de tan placentera e interesante visita a Ud.

La creación por el Gobierno cubano del “Buró de Represión de Actividades Comunistas” es un gran paso adelante en la causa de la Libertad. Me siento honrado que su gobierno haya acordado el permitir a esta Agencia, la asistencia en el adiestramiento de algunos de los oficiales de esta importante organización.

Como Ud. podrá recordar, en nuestras conversaciones del pasado abril, yo establecí que esta Agencia se sentiría honrada en ayudar en el adiestramiento del personal que Ud. enviaría como lo deseara. Tengo entendido que el general Martín Díaz Tamayo dirigirá las actividades del BRAC y será responsable de su organización. En este caso me gustaría sugerir que pudiera ser conveniente al General Díaz Tamayo venir a Washington en un futuro cercano, de tal manera, que nosotros pudiéramos discutir con él algunas de las técnicas usadas para combatir las actividades del Comunismo Internacional. Estoy seguro que sería útil intercambiar opiniones con el General Díaz Tamayo, como un adelanto al grupo de sus subordinados, que vendrán aquí para entrenarse. El material que ofreceremos al General puede ser una considerable ayuda en su tarea de organizar el BRAC, y para indicarle el tipo de oficial que él debe preferir al seleccionarlos para el entrenamiento.

En vista del interés que el Ministro de Estado, Dr. Carlos Saladrigas, expresó por este asunto, me estoy tomando, la libertad de escribirle hoy, resaltándole las ideas contenidas en esta carta. Yo le sugeriré, si le es aceptable a Ud. y a su gobierno, que extienda una invitación en mi nombre, al General Díaz Tamayo para venir a Washington por aproximadamente dos semanas, preferiblemente comenzando el lro. de agosto.
Confío que esto será con su aprobación.

Permítame decirle de nuevo, señor Presidente, qué gran honor y placer ha sido el reunirme y conversar con Ud., y confío estaremos en una posición para ayudarle a Ud. y a su país en, nuestro mutuo esfuerzo contra los enemigos de la Libertad.

Acepte, por favor, señor Presidente, la declaración renovada de mi más alta y distinguida consideración. Sinceramente,

ALLEN DULLES
Director

No sólo en el pasado están los ejemplos de intolerancia hacia los comunistas. En los países que integran el antiguo campo socialista, las personas que formaron parte de los gobiernos anteriores tienen prácticamente las puertas cerradas para ocupar cualquier cargo importante. Salvo que como en tiempos de la inquisición hayan abjurado de su pasado. En Polonia por ejemplo han sido prohibidos todos los símbolos que tengan relación con el comunismo.

La historia de Cuba demuestra que cuando el pueblo no ha apoyado a un gobierno este no se ha podido sostener en el poder. Durante las dictaduras de Gerardo Machado y Fulgencio Batista todos los días aparecían personas torturadas y asesinadas y aún así ni el ejército ni la policía pudo contener el empuje de las masas revolucionarias.

Lo que tanto nos costó conquistar no lo vamos a entregar ni por ingenuidad ni por seguir los consejos de supuestos “amigos”. En Cuba las calles son y seguirán siendo de los Revolucionarios.