Riqueza y pobreza. Hablar de Cuba y vivir en el capitalismo

Riqueza y Pobreza

 

Por: David Pérez Guerra

Imagen tomada de davma.net

Me llama la atención el tratamiento que algunos comentaristas habituales de este blog le dan a una supuesta diferencia “de clase” en Cuba. Un post como “El País versus La Joven Cuba”, escrito por Harold Cárdenas, es aprovechado para sacar el tema de las diferencias sociales a relucir, -bajo una perspectiva destructiva- y sin embargo muchos de ellos (o todos) salieron un día de Cuba para vivir en el extranjero, bajo el imperio de las relaciones capitalistas, que son probadamente, las campeonas en crear clases superiores, dominantes e inaccesibles para la mayoría de la población.

Para empezar, podríamos hacerlo con Forbes, la revista que se encarga de divulgar las listas con los más ricos del mundo. Aquí están publicados, con nombres y apellidos, los propietarios de colosales fortunas, que podrían -empleadas adecuadamente- solucionar muchos problemas que tiene hoy el mundo. Pero como el capitalismo decretó a la codicia como valor universal, entonces queda pospuesto como sueño de lo posible y nunca realizado.

Encabeza la lista titulada “The world’s billionaires”, Carlos Slim y familia, poseedores de 53,5 billones de dólares (billones norteamericanos, mil millones). Realmente da pena que una fortuna tan colosal se concentre precisamente en México, cuando sabemos que en ese hermano país el 51% de la población (54 millones de seres humanos) se encuentra por debajo de la línea de pobreza (La Jornada, 2009), o que el 33% de los latinoamericanos viven en la pobreza o en la indigencia (CEPAL, 2010). Le Luego de este magnate mexicano se encuentran los acostumbrados Bill Gates (53 billones) y Warren Bufet (47 billones) cuyas fortunas acumuladas, nos les alcanzará esta vida para derrocharlas.

Así sigue la lista, mostrando en cada acaudalado, el rostro de cientos de niños inocentes que murieron careciendo de las condiciones mínimas indispensables para ejercer el derecho de la vida. ¿Será que los pobres y los hambrientos “disfrutan” de la pobreza y el hambre? ¿Dónde quedaron las “inmensas” posibilidades que el capitalismo les reserva? ¿Algún día los pobres latinoamericanos podrán incluirse en la lista de los billonarios? ¿Los comentaristas de La Joven Cuba no se preocupan por ellos? ¿Cuándo se den cuenta que el capitalismo ha condenado a tantas personas a la pobreza y el hambre, comenzarán a luchar contra el capitalismo?

Veamos otra faceta del asunto. Para que estos ricos puedan serlo tienen que poner bajo su mandato, grandes cantidades de trabajadores, en Norte o en el Sur. Eso quiere decir que el trabajo de millones de seres humanos es a la larga el contribuyente en el llenado de tan grandes bolsillos. El arribo de la época de internet y las computadoras no ha cambiado la esencia de la “explotación al ser humano” que nos describieron los clásicos. La apropiación privada del trabajo social, continúa siendo una realidad en nuestros días.

A los opulentos también les queda el recurso de la especulación financiera, -esa que infla burbujas especulativas con las viviendas, los alimentos o el petróleo- y cuyas consecuencias se palpan en los resultados de la crisis económica mundial de la que el mundo todavía no se recupera.

En esta ocasión podríamos recordar las ideas esenciales que sobre el tema de la desigual distribución de la riqueza están contenidas en el trabajo de Atilio Borón “Sepa lo que es el capitalismo” que fue publicado aquí en La Joven Cuba. Según este destacado intelectual argentino entre 1988 y 2002, el 25% más pobre de la población mundial redujo su participación en el ingreso mundial desde el 1,16% al 0,92%, mientras que el opulento 10 % más rico acrecentó sus fortunas pasando de disponer del 64,7% al 71,1 % de la riqueza mundial. El enriquecimiento de unos pocos tiene como su reverso el empobrecimiento de muchos. Ese solo 6,4% de aumento de la riqueza de los más ricos sería suficiente para duplicar los ingresos del 70 % de la población mundial, salvando innumerables vidas y reduciendo las penurias y sufrimientos de los más pobres. Entiéndase bien: tal cosa se lograría si tan sólo se pudiera redistribuir el enriquecimiento adicional producido entre 1988 y 2002 del 10% más rico de la población mundial, dejando intactas sus exorbitantes fortunas. Pero ni siquiera algo tan elemental como esto es aceptable para las clases dominantes del capitalismo mundial (Borón, 2010).

Tengo ante mí, por esas casualidades de la vida, el informe sobre la riqueza mundial para 2010 que publican Capgemini y Merryl Lynch. En este documento se revela que los 10 millones de personas más ricas del mundo, concentran en sus manos un equivalente a 39 trillones de dólares, es decir, 39 000 000 000 000. El 53,5% de ellos está concentrado solo el Estados Unidos, Japón y Alemania. Ese es un ejemplo de clase dominante, poseedora de riqueza y poder, que no van a compartir con nadie. ¿Llegará alguno de nuestros ilustres comentaristas a incluirse en esta lista? Es difícil. Para que los ricos sigan siendo ricos, deben ejercer bien su papel, y mantener en la pobreza a 1 400 millones de personas, y en el subdesarrollo a la mayor parte de la humanidad.

Pero es que hasta en los mismos países desarrollados se asoma el fantasma de la pobreza. El Nuevo Herald daba a conocer que 44 millones de norteamericanos se encontraban en la pobreza, mientras que 51 millones carecían de seguro médico, según datos de la Oficina del Censo. ¿Cómo es posible que eso ocurra en superpotencia económica? ¿Será que estos comentaristas habituales no tienen acceso a estos datos? ¿Prefieren desconocer su realidad y criticar sin consideraciones a Cuba o les da pena compartir estas situaciones con los lectores del blog?

Entonces si escogieron su lugar allá, donde la diferencia entre los que tienen el capital y los que no determina el rumbo de las sociedades, creo que deberían ser más concienzudos a la hora de emitir sus criterios sobre Cuba. Por supuesto, cada cual tiene su opinión, y esto es muy respetable. Los invito a que nos enriquezcan con sus bastos conocimientos de las sociedades extranjeras y cómo se distribuye allá la riqueza. Los que viven en los países desarrollados pueden contar quienes montan el las limosinas, viajan en helicóptero o jet privados, o qué se hace cuando falta el seguro médico, y se enfrentan los elevados niveles de desempleo causados por la crisis económica. Los que viven en países bajo la tóxica combinación de capitalismo y subdesarrollo tendrán más que contar, pues aunque en estos también hay jets y limosinas, la pobreza muestra su rostro más inhumano. Podrán contar sobre los niños de la calle, las muertes por desnutrición, la insalubridad y la falta de acceso al agua potable.

Es preciso dejarlo claro, no seremos personas cándidas que se deslumbran con historias de ciencia ficción, donde se cuente que el capitalismo es un paraíso donde todos tienen posibilidades y el que trabaje más obtiene fabulosas cantidades de dinero, que lo coloca en las élites de sus sociedades.

Las élites en el capitalismo se conforman con el dinero, y la riqueza no es un bien que se distribuya equitativamente para todos, ni siquiera para la mayoría.

Que comiencen los comentarios.


Enlaces recomendados:

http://www.jornada.unam.mx/2009/08/20/index.php?section=economia&article=024n1eco

http://www.elnuevoherald.com/2010/09/16/803775/crece-el-numero-de-pobres-en-eeuu.html

http://www.atilioboron.com/2010/05/sepa-lo-que-es-el-capitalismo.html

Anuncios

212 Respuestas a “Riqueza y pobreza. Hablar de Cuba y vivir en el capitalismo”

  1. Estoy totalmente de acuerdo que en Cuba tenemos el mal hábito de criticar a los demás y no autocriticarnos (como país) y sin embargo a pesar de todos los datos expuestos y demostrar de que el mundo exterior ajeno a Cuba es un desastre, podemos decir que el nuestro es, por lo mucho que quieran decir que perfecto es, literalmente es un tremendo desastre. Se debe tener bien presente una cosa y es que cualquier sistema, ya sea capitalismo o socialismo, para sustentarse debe tener una economía que respalde todas las demás fases de ese Sistema (educación, salud, seguridad social, etc…). No me inclino ni por el socialismo PURO ni por el capitalismo PURO, cual es mi idea. Crear un sistema que la parte económica se sustente en el capitalismo en su mayor parte existiendo un control por parte de un gobierno que no sea CENTRALIZADO pero que a la vez vele por los derechos del pueblo y así se podrá lograr por la parte social grandes logros, estando seguro de que los problemas que afrontamos en la salud, la educación y la vivienda por ejemplo serán casi erradicados para no ser absoluto. Que esa economía no solo se aplique internamente, sino que exista la posibilidad de abrirnos al mundo, no CENTRALIZAR tanto las cosas, y así no habrá politiquerías ni bloqueo que nos frene. Para este sueño mío y de muchos pienso que para lograrlos hay que dejar atrás muchos tabúes políticos que existen y sobre todo confiar más en este pueblo que históricamente ha demostrado que si puede avanzar. Podríamos profundizar más, pero para mi esta es mi idea general de asunto.

  2. Comentario de hoy en un foro del Nuevo Herald

    Kubiche
    Mi madre murio el dia 18 de Marzo de 2011,por falta de aire,no se conseguia los relojes que regulan los botellones de oxigenos,habia que salir a la calle a buscarlos,ya que en el hospital no los habia,se los habian robado. En cuba hay botellones de oxigenos pero nos relojes reguladores.Eso es criminal.

    Read more: http://www.elnuevoherald.com/2011/03/31/914040/la-iglesia-pide-una-reforma-urgente.html#disqus_thread#ixzz1IIZnzKHa

    ************************************************

    Y no me digan que es por el embargo porque en casi cualquier país se pueden comprar reguladores de tanques de oxígeno. Es que Cuab está “al borde del abismo”

  3. El capitalismo no es perfecto, los ” malos” no pierden su poder, lo incrementan, pero nos dejan sus miserias para vivir malamente, otra historia es la de los que prometieron riquezas y no nos dejan siquiera sobrevivir,,,, Cuba no es America Latina ni Africa, (nunca lo fue), somos una isla con muchas nacionalidades,,, por tanto no me pongan a los niños de la calle y a los de uniforme de “Seremos como el Che” en el mismo saco, , ni hablen de salud gratuita ” porque los recursos para eso no caen del cielo”.,, y porque las personas no se pasan la vida estudiando ni enfermos,,,, Hablemos mejor de posibilidades para el esfuerzo personal ya sea como panadero o albañil,, dejar que el mundo sea variado , diverso, donde todos ganemos un minimo espacio para progresar.., ,PROGRESAR es lo que ha hecho la humanidad desde siempre, a pesar de los ricos,, o gracias a nosotros que queremos serlo,, Un mundo mejor es posible..sin totalitarismos , sin dictaduras , a que viene tanta mala leche????

  4. Llegué aquí buscando el origen de la imagen que muestra al principio, pero aun así me quedé a leer… y a pesar del poco conocimiento de la situacion política-económica-social-etc, de Cuba… despues de haber leido el post y los comentarios, me parece que 1. La crítica hacia las clases sociales, siempre y repito siempre va a existir, y no solo la critica, tambien el hecho, por mucho que digamos que podemos criticar,, luchar, etc. simpre lo habrá.. la forma en que lo podemos hacer y en que en su caso lograr, es reducir la diferencia existente… 2. En el Post hablando de Slim, dice: “Realmente da pena que una fortuna tan colosal se concentre precisamente en México”… lamento decir, que no… desgraciadamente eso no se concentra en México, toodo ese dinero esta distribuido en distintos bancos y de distintos países,.. que Slim sea de México, es solo por que lo dice su acta de nacimiento, pero Slim no es mexicano (almenos no para la mayoria de los que vivimos en este pais), de serlo se preocuparía por “sacarlo” a delande, y no de “saquearle” el dinero, y no solo se trata de este señor también esstá esa gran mayoría (ya sé que no existe una grande o pequeña mayoría, es solo la “frase”) de politicos, diputados, senadores, alcaldes, presdentes municipales, regidores, etc… que lo permiten con el supuesto “bien para el pueblo”.. jah y 3. Comunismo, Capitalismo, Imperialismo, Socialismo… apesar de las maravillosas teorias, aclaraciones, advertencias, y/o recetas, que existen sobre esos modelos, todos absolutamente todos para mí son lo mismo… todos buscan de cierta forma un cierto orden social… Sin importar que a uno le interese el progreso, o el bien común, o la satisfacion, o la preservacion, o la explotacion etc.., en sí para mí es la satisfaccion personal… aunque existen quienes tienen las mismas perversiones, gustos, intereses, etc. como para crear un “modelo”…. jah… o me dirán que me equivoco si les digo que la religion pretende las mismas cosas…chaaa… Saludos y aguante Cuba.

  5. Usualmente no dejo comentarios en Blogs, pero me ha llamado mucho la atención haber encontrado esta entrada buscando indicadores de desarrollo en Cuba y me ha gustado lo que he leído en el escrito, no así los comentarios vertidos en él. La verdad es lamentable que cuando se intenta hablar seriamente de estos temas, la mayoría de la gente que vive en el mundo capitalista argumente omitiendo lo que organismos internacionales como la UNICEF, la OMS y hasta la FAO han tenido que reconocer: que las condiciones de vida en Cuba son mejores que en cualquier país de latinoamérica y que muchos del mundo, en tanto que los derechos son EFECTIVOS para toda la población y están registrados en estadísticas de organismos internacionales, en las cuales no se agrega que Cuba vive con un bloqueo económico que tan sólo en el 2008 le costó a la isla más de 90 millones de dólares. Por ejemplo, en México está asegurada la gratuidad del servicio médico para los trabajadores y sus familiares (excepto hijos mayores de 25 años y la edad se reduce si la persona no se encuentra estudiando) en teoría hay gratuidad de la salud, pero no es efectiva… además de que el sistema sanitario ha sido descuidado para poder tener pretextos para privatizarlo.

    Al igual que en la cuestión de la salud, podríamos hablar de otra infinidad de derechos que no son efectivos pues las circunstancias de desigualdad impiden el acceso a ellos. Por ejemplo, la educación es en teoría gratuita, aunque en los centros escolares se cobren cuotas anuales o semestrales aún siendo del estado y un buen número de jóvenes no puede accesar a ellos debido al trabajo infantil o a la deserción por carencia de recursos económicos para poder estudiar. Eso por mencionar otro ejemplo. Ya ni siquiera me atrevo a hablar de la recreación, el deporte, la cultura, las larguísimas jornadas de trabajo, servicios básicos, etc., etc., etc.,

    Hablan de democracia aún viviendo bajo la dictadura de los monopolios, en donde se imponen gobiernos y los mismos defienden los intereses de la clase en el poder, intereses que no representan ni al 1% de la población y que han causado la repulsa de las mayorías trabajadoras por ejecutar constantemente medidas antipopulares y antiobreras.

    Hablan de justicia cuando aún en mi país, México, en pleno siglo XXI, hay gente que muere de enfermedades curables y que no tiene asegurada la vivienda o la alimentación, sumado a los niveles de desempleo altísimo pues esto asegura el abaratamiento de la mano de obra de los trabajadores (profesionales o no).

    Hablan de migración cuando emigran a EEUU más mexicanos o latinoamericanos que cubanos, a pesar de correr el riesgo de morir aplastados en el tren o ahogados en el Río Bravo; a pesar de que a ellos no se les de trabajo y green card como a los gusanos salidos de la isla. Esa política migratoria dice mucho de EEUU. Aún así, Cuba ha abierto sus puertas no sólo a los turistas, sino también a aquellos que fueron perseguidos por dictaduras como la pinochetista o que acogió a aquellos que al luchar contra un sistema de explotación y muerte fueron condenados al exilio y la persecución.

    También es cierto que Cuba, a partir de la contrarrevolución en la URSS, ha tenido que enfrentar graves problemas económicos que se sumaron al hostigamiento constante de EEUU, pero que nunca se han hecho a costa de la población. No me imagino que hubiera pasado en un país capitalista bajo esas circunstancias.

    Cuba ha sabido enfrentar cada reto, y ha aprendido. La confianza en la Revolución no es una fe ciega, sino que es algo surgido del día a día de cada cubano trabajador. La defensa del socialismo en Cuba no es sólo hacia el exterior, el mundo también confía en que los cubanos sigan defendiendo como hasta ahora ese legado que representa la esperanza de un mundo mejor. Al fin y al cabo, la historia absuelve a los que luchan.

Deja un comentario