El oficio de ser joven

La Joven CubaPor: Harold Cárdenas Lema

♫♫ Cuando te cante dolores,
ponte atento al silogismo
pues derivará en amores,
aunque no suenen lo mismo♫♫
Buena Fé

Siempre que escribimos algo lo hacemos por una necesidad de compartir nuestras ideas, nuestros puntos de vista y esclarecer mitos o tergiversaciones (muy comunes en el caso cubano). Yo personalmente lo hago para exorcizar mis demonios, criticar lo que me parece incorrecto y arrojar luz sobre las sombras. Me parece que el país necesita fortalecer un pensamiento crítico de su realidad; no la crítica destructiva, impositiva y maliciosa que se nos hace desde el exterior, pero sí una que se contraponga a los rezagos de periodismo mediocre y apologético que lamentablemente persisten en nuestra prensa. Siempre me ha parecido irónico que sea el presidente del país el mayor promotor de la crítica.

Por estos días pienso mucho en el papel que juegan los jóvenes en llevar adelante el proyecto socialista. Lo primero debe ser esclarecer el mensaje de la Revolución: qué es, hacia dónde va y cuál es nuestro lugar en ella. Dejar bien claro que no es una herencia de otras generaciones que nos tocó cuidar, sino un preciado bien en el que podemos ser más protagonistas y menos observadores. Claro, esto tiene matices, mi generación es la del Período Especial y los apagones de 12 horas en nuestra niñez, influidos para colmo por mucha chatarra cultural del exterior y una degradación de los valores al interior de la Isla.

El asunto es multifactorial y complejo, como todo en Cuba, pero necesario de abordar por nuestra parte. Algunas personas se dirigen a los jóvenes con desconfianza, como si fueran pequeños Gorbachov en potencia que (intencional o ingenuamente) van a destruir el Socialismo, a esto los jóvenes responden con escepticismo y apatía. Hay otros que adoptan una postura condescendiente, alegando inexperiencia de nuestra parte y que nos “falta mucho por aprender todavía”. Esto no deja de ser cierto, pero como generalmente se convierte en un pretexto para descalificar lo que decimos, están olvidando que las primeras generaciones han tenido un papel protagónico en la historia de este país. O… ¿qué edad tenían los asaltantes del Moncada?

Los hay también que alegan el paternalismo y cómo damos por sentado algunas cosas que en realidad son logros alcanzados, cierto, pero habría que preguntarse si el paternalismo es nuestro o nos fue inculcado. Muchas de las características negativas de nuestra juventud son producto del contexto en que nos tocó vivir, ciertamente los jóvenes nos parecemos más a nuestro tiempo que a nuestros padres.

Mi trabajo y mi corta edad me permiten el contacto frecuente con los jóvenes, dialogo con ellos y me considero parte de esa generación. Algo me resulta evidente, la gran mayoría reconoce el carácter altruista del proyecto revolucionario y lo comparte, sin embargo no están claros sobre su lugar en él, yo siempre los animo a estudiar más. Sólo el conocimiento los hará libres, el adoctrinamiento y el consignismo nunca han dado buenos resultados. Nuestra juventud es crítica, eso es bueno, pero sólo si está acompañada del conocimiento.

Aprovechemos entonces el entusiasmo de los jóvenes, estos son la vanguardia y el futuro del país. Estar en este grupo generacional ya implica responsabilidades, nadie es apolítico, no tomar partido ya implica una posición ideológica.

Empecé con Buena Fe, voy a terminarlo con las palabras de una figura histórica muy controvertida, a la que quería referirme recientemente en el aniversario de su asesinato pero no lo hice, siento que se lo debo. Pese a que ordenó una invasión militar a mi país, en una increíble muestra de perdón histórico los cubanos nos referimos a él en buenos términos y reconocemos su estatura de líder político, la misma que lo llevó a la muerte, quizá le “faltaba mucho por aprender todavía” y creyó que podía cambiar el orden imperante en el país más poderoso del mundo. En cualquier lugar del mundo, ser joven no es cosa fácil.

Desde este momento y lugar, sepan por igual el amigo y el enemigo, que ha recogido la antorcha  una nueva generación” John F. Kennedy. Presidente más joven en la historia norteamericana y el que ha muerto mas joven.