Acercamiento a la edad de los dirigentes en Cuba

Por Osmany Sánchez.

 

 

 

Los medios de prensa internacionales se  refieren a Cuba como un país gobernado por un grupo de “octogenarios”, o sea por un grupo de “viejitos” que ocupan los principales cargos dentro del gobierno. ¿Es cierto eso?

La dirección histórica de la Revolución se mantiene activa, conscientes de su compromiso histórico sin embargo no constituyen la mayoría de las personas que dirigen el proceso revolucionario.

El actual Parlamento cubano tiene 49 años como edad promedio, 265 son mujeres para el 43 %, lo que ubica a Cuba en el tercer lugar en el mundo con mujeres en tan alta responsabilidad (sólo superada en el mundo por Rwanda y Suecia), el 78,3 % son universitarios y el 56 por ciento de los parlamentarios nació después del triunfo de la Revolución. La más joven es Liaena Hernández, de 18 años.

En la actualización del modelo económico cubano al que ha convocado Raúl, el protagonismo de los ministros es fundamental pues de su gestión depende que lo que sea trazado como política en el país, se cumpla realmente en la práctica. Si seguimos la lógica de los detractores de la Revolución, los ministros entonces serán unos “viejitos” apegados al poder.

Veamos la edad de los ministros cubanos:

Economía: Marino Murillo, 46 años.

Comercio exterior: Rodrigo Malmierca, 54 años.

Educación Superior: Miguel Díaz Canel, 50 años.

Agricultura: Gustavo Rodríguez Rollero, 46 años.

Alimenticia: María del Carmen Concepción, 53 años.

Transporte: César Aroche, 51 años.

Comercio Interior: Jacinto Angulo, 54 años.

Construcción: Fidel Figueroa, 53 años.

Salud Pública: Roberto Morales, 43 años.

Cultura: Abel Prieto, 60 años.

Educación: Ena Elsa Velázquez, 54 años.

Finanzas y Precios: Lina Olinda, 55 años.

Industria Ligera: Damar Maceo, 47 años.

Presidente del Banco Central de Cuba, 55 años.

Turismo: Manuel Marrero, 47 años.

Trabajo y seguridad Social: Margarita Marlene González,46 años.

Justicia: María Esther Reus, 48 años.

Edad promedio: 50.7 años.

No tengo el dato preciso de la edad de los primeros secretarios del Partido Comunista de Cuba en cada una de las provincias cubanas pero debe estar alrededor de los 55 años, lo mismo sucede con los presidentes de los Gobiernos provinciales.

Si comparamos entonces la edad de los dirigentes en Cuba con las de los detractores de la Revolución, nos damos cuenta de que los octogenarios, los dinosaurios, no están precisamente en Cuba sino un poco más al norte.

No cuento a los jóvenes que están en contra de la Revolución porque por cada uno de ellos somos miles los que defendemos este sistema que aún imperfecto, como cualquier obra humana, es el sistema que creemos más justo.