El Héroe que regresa del mar

Comandante Camilo Cienfuegos

Por José Julián (fotos Juan Seguí)

Hay una tradición en Cuba. Cada 28 de octubre desde las aguas se ve resurgir al Titán de la Eterna Sonrisa. Y no es que sólo ese día se recuerde la impronta y el paradigma que es hoy el comandante Camilo Cienfuegos porque “en el pueblo hay muchos Camilo”, pero este día regresan las tristezas y las añoranzas. Camilo es el modelo de joven revolucionario, jodedor, alegre, fidelista pero sobre todo cubano.

Al igual que toda Cuba hoy, los universitarios matanceros rendimos homenaje al héroe que regresa del mar cada octubre. Recordamos su antimperialismo y su decoro, sus chistes y su arraigo, su espíritu y su ejemplo.

¡Viva por siempre Camilo en el alma de todos los cubanos!

Estas fueron las palabras centrales del acto realizado en la Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos, pronunciadas por Harold García, uno de los recién graduados de la UMCC:

Compañeras y compañeros trabajadores, estudiantes y profesores de nuestra Universidad de Matanzas “Camilo Cienfuegos”

Cada 28 de octubre desde el año 1959 representa un día de profunda sensibilidad para el pueblo cubano; la desaparición física de uno de los hombres más grandes de todos los tiempos en la historia de Cuba es recordada por cada niño,  joven y anciano que conocen la pureza de espíritu, el  inmenso arraigo con el pueblo y los valores que representa la personalidad de Camilo Cienfuegos.

Camilo nació en la humilde barriada habanera de Lawton, hijo de padres  españoles, creció en un ambiente alegre, de juegos, bromas y gran sanidad de espíritu. Nada indicaba en su infancia, ni siquiera en los presagios del más avezado profeta que en aquel niño se formaba un nuevo estilo de Héroe, salido de las entrañas mismas del pueblo, ese que sufría con mayor fuerza los desmanes del cruel tirano.

Quizás se trataba de un don especial que le otorgó la naturaleza, en este sentido Fidel dijo de él  “no tenía la cultura de los libros, pero sí la inteligencia natural del pueblo”.

Camilo Cienfuegos estudió algo de escultura en la  famosa Academia de San Alejandro aunque no concluyó su aprendizaje. Debió trabajar muy duro desde pequeño y lo hizo en disímiles oficios, entre ellos el de mojador de telas, mozo de limpieza y dependiente, en el cual  conjugaba armónicamente su simpatía personal con la persuasión que ejercía sobre los clientes.

En el año 1954 se integra a la lucha estudiantil contra la dictadura del régimen de Fulgencio Batista y, un año más tarde, en diciembre de 1955, cuando marchaba en una manifestación en honor al héroe de nuestra independencia Antonio Maceo, recibió su primera herida de bala en una pierna. Fichado por los cuerpos represivos de la tiranía y sin tener acceso al empleo sale al exilio en México donde decide incorporarse a la expedición que se preparaba en este país para liberar a Cuba del régimen de Batista, al frente de la cual se encontraba Fidel, siendo uno de los últimos expedicionarios en incorporarse. Después de sobrevivir al combate de alegría de Pío, en abril de 1958 alcanza los grados de Comandante. Luego de derrotada la ofensiva de la tiranía, Fidel le encomienda a Camilo la misión de llevar a cabo la invasión y con ella la guerra hasta la provincia de Pinar del Río.

Al producirse la huida de Batista y la traición de Cantillo, por orden de Fidel, toma el campamento militar de Columbia, principal fortaleza del país.

Camilo Cienfuegos por su valor, carisma y calidad humana, fue uno de los hombres más queridos entre sus compañeros de tropas, los jefes militares y los pobladores.

Según cuenta el general de brigada William Gálvez, compañero del héroe en la invasión de Oriente a Occidente, “sólo Camilo era capaz de gastarle bromas de alto grado de confiabilidad al Che”.

El joven combatiente a veces se sobrepasaba en sus chanzas, y el general de brigada Enrique Acevedo recordaba que Che le decía: “Camilo… no bromees delante de mis hombres”.

El 28 de octubre, tras cumplir la misión encomendada por el máximo líder de la Revolución, Comandante en Jefe Fidel Castro, de neutralizar y arrestar en Camaguey al traidor Hubert Matos, la avioneta en la que retornaba Camilo a La Habana se extravió en un mal tiempo y desapareció sin dejar rastros.

Las horas que siguieron a la noticia fueron de gran tristeza  para los cubanos. Todos anhelaban que Camilo apareciera. Pero los esfuerzos fueron inútiles. El Guerrillero de la sonrisa hermosa, símbolo del pueblo uniformado, se perdió en el mar y fue a morar eternamente en el recuerdo agradecido de su pueblo, allí donde habitan los que tienen el raro privilegio de ser inmortales.

Desde entonces, cada final de octubre florecen el mar, los ríos, arroyos, presas y lagunas. Dondequiera que una corriente de agua recuerde el eterno fluir de la vida, se verán ese día las flores  que con belleza multicolor el pueblo le envía como testimonio del cariño que le profesa.

Viva la Patria Socialista construida por nuestro pueblo

Gloria Eterna a los Héroes y Mártires de la Patria.

Inicio del acto a Camilo.
Ofrenda floral de la FEU de la UMCC
Guardia de Honor por Cadetes FAR de la UMCC.
Minuto de silencio en homenaje a Camilo
El rector premia a estudiante ganador del concurso sobre Camilo
Se declaman los versos de Carilda Oliver
Grupo tradicional aficionado de la FEU "Cuerdas al aire"
Se anuncian los resultados de las elecciones de la FEU.
De derecha a izquierda el Presidente y el Vicepresidente de la FEU electos.
El Secretario de la UJC de la Facultad de Ing. Química y Mecánica lee las conclusiones.