Cuba, Estados Unidos y el intercambio cultural

Los Van Van

Por: Osmany Sánchez

Desde hace unos meses se producen presentaciones de artistas cubanos en los Estados Unidos, en lo que se ha denominado, “intercambio cultural” entre ambos países. Desde el vecino país también nos han visitado delegaciones culturales, aunque otras no han recibido el permiso del departamento del tesoro para viajar a la isla.

Este tipo de intercambios contribuye sin duda a la relación entre ambos pueblos y cimenta las bases para una futura normalización entre Cuba y los Estados Unidos.

Los promotores de las actuaciones de los cubanos, reservan siempre varias presentaciones en el sur de la Florida por la cantidad de cubanos que viven en esas áreas, la mayoría de los cuales añora bailar con la música cubana y opacan por completo a los ridículos grupitos que intentan sabotear las actividades programadas.

A muchos cubanos les gustaría poder disfrutar de las actuaciones de muchos artistas  que por diferentes motivos viven fuera de Cuba, y que cuando han sido entrevistados, se han mostrado respetuosos con la Revolución cubana. Extraño las actuaciones de Reinaldo Miravalles, Susana Pérez o Jorge Alí con su personaje de Beto Toca Toca. A otros sin embargo no los echo de menos en absoluto y no porque se hayan manifestado en contra de nuestro sistema social, sino porque se han convertido en parte de esa maquinaria anticubana, participando incluso en marchas, compartiendo causa con alguien tan detestable como Posada Carriles. Hablo por ejemplo de Carlos Otero y Boncó Quiñongo.

Hay un pequeño segmento con mucho poder económico y político que se opone a este intercambio y plantean que este sólo existirá realmente cuando Willi Chirino cante “Ya viene llegando” en el Malecón. Acostumbrados a imponer sus criterios en el desarrollo de las relaciones entre ambos países, olvidan que el intercambio no es entre Cuba y Miami sino entre Cuba y los Estados Unidos.

Cuando a Shakira por ejemplo la invitan a un programa de televisión nunca le preguntan nada relacionado con asuntos del gobierno colombiano, como su implicación en el asesinato de campesinos (“falsos positivos”) o el espionaje de las comunicaciones. Con los cubanos es diferente y siempre se les trata de llevar al tema político, algo que no han podido lograr porque siempre se han manifestado con mucho respeto hacia los cubanos de dentro y fuera de la isla. Recordemos que cuando la Charanga Habanera fue a Miami, accedió a cambiar el estribillo de su canción “Gozando en la Habana” para no crear fricción con los cubanos residentes en Miami.

A los recién llegados desde la isla, los invitan a cuanto programa de televisión existe y los felicitan por llegar a la “tierra de la libertad” sin embargo si el que llega dice que no se quiere quedar, que  sólo vino por razones de trabajo pero que al terminar el contrato regresa a Cuba, entonces comienza el hostigamiento, un ejemplo claro es el de Osvaldo Doimeadios .

No creo que la cultura por si sola pueda superar los obstáculos creados durante más de cincuenta años, sin embargo creo que es una vía para lograr un mayor acercamiento entre ambos pueblos.