Cuba y las señales de su economía en cambio

Primero de Mayo

Por:José Julián

Estamos en un momento especial y definitorio en nuestra historia revolucionaria. Un momento crucial en el que se están aplicando medidas para reestructurar el modelo económico socialista cubano.

Ha habido muchas interpretaciones de lo que se quiere hacer en Cuba. Muchos han afirmado que cederemos espacios al capitalismo, allá han dudado sobre el funcionamiento de estas medidas, otros se limitan a cruzarse de brazos y esperar el estallido o la victoria, mientras que algunos estudian, analizan, buscan remedios y opinan sobre el futuro de su PATRIA.

Soy de la opinión que la economía cubana desde hace mucho rato necesitaba una oxigenación. Sencillamente porque el Estado ha estado asumiendo mucha carga y se ha “estatalizado” la producción y la responsabilidad; el individuo no tenía ningún interés en producir o TRABAJAR.

Creo que hay muchos antecedentes que valorar para este proceso. Todo parte, desde mi visión de joven estudiante de periodismo y sin amplios conocimientos de economía, de una terrorífica y prolongada campaña de terrorismo de Estado de los EE.UU. contra nuestro país que incluye un fuerte bloqueo económico. Ahora, quiero dejar bien claro que este bloqueo no tiene toda la culpa, pero sí un peso importante en la crisis económica cubana. Muchos afirman que éste es una justificación del gobierno socialista para explicar la crudeza de la situación vivida en Cuba pero es cierto que este ha propiciado la adopción de medidas de urgencia para salvar distintos momentos y situaciones, lo que ha devenido en una mala planificación de la economía.

Otros elementos que han influido en la situación cubana han sido el oportunismo, la burocracia y la preocupante corrupción que ha ido minando la confianza del pueblo, una balanza comercial desfavorable, una baja productividad y responsabilidad ante el trabajo, el desaprovechamiento de la jornada laboral y la tan preocupante situación de las plantillas infladas así como el azote de 3 huracanes que causaron grandes daños en la infraestructura y la psiquis de los cubanos. Estos y muchos otros factores han convertido a la economía cubana en insostenible para el Estado socialista. Hay que reformarla para salvarla.

Ahora, que el gobierno cubano quiera reformar la economía dándole distintos matices a sus medidas no quiere decir que asistamos al funeral de la Cuba Socialista. Nosotros construimos el socialismo, no queremos un manual donde se nos diga que hacer. Ya lo dijo Machado Ventura el 26 de julio último: “[…] proseguiremos con sentido de responsabilidad, paso a paso, al ritmo que determinemos nosotros, sin improvisaciones ni precipitaciones, para no errar y dejar atrás definitivamente errores o medidas que no se avienen a las condiciones actuales”.

Mucho se ha hablado en este blog del impacto que traería el trabajo por cuenta propia en la sociedad cubana de hoy. Muchos afirman que se le están abriendo las puertas al capitalismo. Creo que pensar eso es un error. La legalización del trabajo por cuenta propia es cierto que denota cierto liberalismo en la economía, pero el trabajador va a estar subordinado al impuesto, va a recibir los beneficios de la seguridad social entre otras características que hacen único este proceso. Además ya opiné en el artículo de Roberto acerca de que el TCP no es la única medida a tomarse para la reestructuración de la economía. Este es un proceso complejo y lento pero que a la larga determinará el futuro del país.

Somos nosotros los encargados –y cuando digo nosotros me refiero a la masa trabajadora cubana- de definir si las medidas adoptadas serán las correctas o si fueron un nuevo error para enmendar. Lo que si debe estar claro, y no debe nadie dejarse engañar por el poder mediático, es que en Cuba se privilegia al ser humano, este es un sistema creado por todos y para el bien de todos, y que la situación vivida el día de ayer (29/09/2010) en muchas ciudades españolas y Bruselas de Huelga General de trabajadores exigiendo reformas y cambios, en Cuba no va a suceder. Aquí nadie se ha muerto de hambre a pesar del bloqueo y la crisis económica, nadie ha quedado abandonado tras el paso de un huracán ni se quedará sin trabajo cuando Cuba entre de lleno en esta nueva etapa.

Anuncios