Estímulos morales y estímulos económicos, tanto en procesos de economía productiva como en otros sectores.

blogs.clarin.com

Colaboración de Josep Calvet con La Joven Cuba

Noticia: Jóvenes deportistas reciben estímulos económicos por destacada participación en la Olimpiada y Paralimpiadas nacionales 2010

Mucha gente en todo el mundo asiste a las manifestaciones del 1 de Mayo. El último primero de mayo asistí a otras manifestaciones en los comentarios de varios blogs catastrofistas y auto desprestigiados. ¡Van obligados ¡ ¡ Si no fuera así, no iría nadie¡  ¡Parece que marchan contentos pero es por las cámaras ¡ No ya comentaristas, sino primeras firmas del periodismo extraño, decían que aunque no fueran obligados (matizaban), esas personas se sumaba a la fiesta para obtener algún privilegio o no perder el que tuvieran.

En mayo me quedé con la copla y hace muy pocos días pasó esto.

Contesté a una persona en un blog y suele ocurrir me alargué demasiado. Hiperactividad y falta de sentido común. En vez de ser breve y cortar, veo con asombro que los dedos se vuelven frenéticos y empiezan con otra cosa. Escribí esto:

“Me estoy alargando, pero me acuerdo de algo que leí ayer. La enorme manipulación y la sarta de mentiras que corren por todos lados, tiene un caso. La docilidad del cubano ante lo que le imponen: agacha la cabeza y dice amén. Llega un primero de mayo y le obligan a pasarse ocho horas a pleno sol. Mira lo que leí en OC, de un chico cabreado con tanta historia:……” y me pregunto, qué le puede pasar a una persona por no ir a una marcha???, no le pasa nada!!!, porque yo viví en cuba y no iba a ninguna m….. de esas y no me pasó nunca nada, ah!, no me dieron bicicletas, ni teléfono, ni campismos, ni discotecas, pero ese es el otro tema!”

Pues eso. No se puede exigir como hace Yoani Sánchez que le pinten la fachada de su casa, cuando se pasa el día, haciendo grafitis poniendo verde al pintor.  Como en el cole. ¿Has rayado las mesas? A recoger papeles en el patio, mientras los demás juegan a la rayuela y después compras cera, un paño y arregla lo que has estropeado.”

Luego, en algún momento posterior, pensé si ese ejemplo del colegio estaba bien puesto y si alguien podría decirme: ¿es que Cuba es un colegio? Y tendría razón porque Cuba no es un colegio. Entonces  ¿Qué es?  (En mi opinión).

No me voy a poner a leer documentos, así que si cometo algún error, pido disculpas. Cuba es una republica democrática, donde se da la división de poderes, es un estado de derecho constitucional, sin que aparezca en la Constitución las palabras poder legislativo, poder ejecutivo, poder judicial.

La democracia cubana no pasa los controles de calidad occidentales, las normas ISO y Cia, dado que no se da una democracia representativa basada en la pluralidad de partidos políticos y se accede al Parlamento,  es decir a la Asamblea Nacional del Poder Popular, por medio de un sistema piramidal que forma el sistema electoral cubano. Estamos ante una democracia participativa que respeta los principios universales de igualdad ante la ley sin discriminación de raza, sexo, religión, etc. No hay partidos políticos porque la Constitución asigna a un solo partido, el PCC, la responsabilidad de la buena marcha del país. Partido que aparece tan sólo dos veces mencionado en la Constitución pero que evidentemente pinta mucho.

Pero vuelvo a la afortunada/desafortunada comparación que habla de un colegio.

El modelo de desarrollo económico basado en la planificación poco tiene que ver con un modelo de economía de mercado al uso en la inmensa mayoría de los países sean democráticos o no. Ese modelo asigna al estado la titularidad de los medios de producción que son propiedad de la misma sociedad, del pueblo cubano. El modelo ha funcionado en muchos momentos por la identificación de la fuerza laboral con el proyecto socialista sin necesidad de grandes estímulos.

Era la fuerza de una ilusión colectiva que, aquí en España, también salió a la calle un 14 de abril de 1931. En otros momentos, en Cuba, han ido surgiendo los estímulos. La propia constitución menciona el principio socialista “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”. Se premia el esfuerzo personal y colectivo de trabajadores y trabajadoras que en sus tareas, en el día a día, logran unos objetivos o sencillamente hacen bien su trabajo.

Tal vez estaba pensado en todo esto cuando los dedos se lanzaron por su cuenta a juntar letras. También pensaba, que no siempre reconocer algo y premiarlo, tiene que ser necesariamente en un contexto economicista. En un colegio, mi experiencia, “premias” muchas cosas que no tienen que ver con el rendimiento escolar, con el aprendizaje de contenidos. Tiene mucho que ver con el rendimiento educativo, con lo que el alumnado aprende. Hábitos, valores, actitudes. Un profe, agradece enormemente que sus alumnos tengan una buena actitud de respeto, tolerancia, colaboración, tanto entre ellos como con él mismo. ¿Cómo no se va a agradecer eso? No conozco el sistema cubano respecto de lo que decía el chico cabreado, pero es fácil entender que si en su trabajo le veían con mala actitud hacia las ocho horas al sol y demás eventos, alguien pensara para sí: “Cuando lleguen los condones chinos, te los va a dar tu abuela”

Hasta aquí la primera parte de esta colaboración. La segunda parte, tal vez la aporte otro día y es cómo está evolucionando algo de lo dicho anteriormente, mejor dicho, como creo yo que puede estar evolucionando todo eso y como se lee desde fuera de Cuba, que van surgiendo experiencias y posibilidades que acercan los procesos de producción, distribución y venta a fórmulas existentes en países de economía de mercado. Ayer me llamó la atención una noticia ¡qué memoria la mía no acordarme dónde lo leí¡ que trataba de un proceso judicial en marcha, expropiación de una finca, por enriquecimiento ilícito. Finca, piscina, ¡la leche! (tenía una explotación ganadera). Me dio pena, porque el señor de unos 65 años decía que había estado toda su vida trabajando para conseguir eso y me quedé un poco raro.

Y finalmente. Si las cosas son así, aunque Cuba no sea un colegio (tendría muy mala leche que los que han estado años puteando, bloqueando, saboteando, asesinando, acosando a Cuba, lo hubieran hecho pensando que era un centro educativo), sí parece razonable que si se logra construir un hotel para trabajadores y trabajadores en Guardalavaca, en la playa, al lado de otros hoteles para guiris (en España, extranjeros, turistas), en esos hoteles, o en el campismo, o donde sea, los trabajadores puedan pasar unos días de vacaciones con la familia, la pulserita en la muñeca, ese mar único en el mundo, música en la playa por la noche (para todos, guiris y no guiris) puesto que han estado todo el año/años esforzándose no exactamente por su renta salarial mensual en pesos, sino por su país, en su país, tratando de que Cuba vaya P’alante. OK?

En el cole, en España, dicen en un juego los críos: “por todos mis compañeros y por mi primero”. A lo mejor esos preciosos niños y niñas vestidos de blanco, rojo, azul, que tienen ustedes los cubanos a lo mejor, dicen sólo: “Por mis compañeros”… y en un susurro ¡quiero ser como el Ché¡