¿Y ahora quién juzga a Tony “El Joyero”?

xabierpita.es

Por Tatu

Hace unas semanas publiqué un post en el que daba mis criterios de cuáles eran lo principales obstáculos para que los cubanos pudieran “viajar libremente” como le gusta decir a algunos.

Les mencionaba la posibilidad de que alguno cometiera un crimen en Cuba y viajara a los Estados Unidos, a pedir asilo político, bajo el pretexto de ser perseguido por sus ideas. Aclaro que considero que la cuestión no es prohibir a los cubanos viajar por temor a que escapen de la justicia después de cometer un delito, pues lo que debe suceder es que cuando se produzca algún hecho como ese, el país que lo recibe extradite al delincuente, para ser juzgado en Cuba.

Anoche pusieron  en la televisión el segundo capítulo del serial Tras la huella, llamado “Hora 92”. En uno de los casos analizados (todos son hechos reales) dos cubanos se unen a un cubanoamericano que estaba de visita en Cuba, y roban joyas y dinero en una casa, después de amenazar a los inquilinos con asesinar a la hija si no le daban lo que le pedían.

La  historia tiene un triste final para los delincuentes del patio, pues Tony “El Joyero”, el cubanoamericano, se escapó en la noche con todas las joyas. Lo único que queda entonces es circular su nombre para que si en algún momento vuelve a entrar en el país sea arrestado.

Es necesario recordar que esta no es una prática  nueva pues desde el mismo 1959 se recibieron con los brazos abiertos a los asesinos y torturadores de la dictadura de Batista que llegaron allá.

 ¿Qué pasaría si Tony “El Joyero” fuera francés o español?

¿Por qué se sigue utilizando esa política de doble rasero contra Cuba?