Al banquillo de los censurados

cubasi.cu

Reproducimos este post de Lagarde que tomamos de cubaperiodistas.cu, donde se habla de la libertad de expresión en los Estados Unidos.

M. H. Lagarde

El presidente estadounidense, Barack Obama, acaba de destituir al general Stanley McChrystal como comandante de las tropas de EE.UU. y la OTAN en Afganistán, por críticas formuladas por el militar contra altos cargos del Gobierno.
Aunque el mandatario norteamericano ha tratado de dorar la píldora al afirmar que no había despedido a McChrystal por “insultos personales”, sino porque su conducta no encuadraba en los “criterios requeridos”, tratándose de un general, la realidad es que McChrystal ha sido “tronado” por hablar de más.

No sé en qué estaría pensando McChrystal cuando hizo sus “incorrectos” pronunciamientos, dijo Obama cuando se enteró de lo que decía el general en un reportaje que debe publicar la revista Rolling Stone.

La verdad que yo tampoco me imagino en qué pensaba el jefe militar de Afganistán mientras concedía su entrevista. ¿En la libertad de expresión? ¿En que Estados Unidos es único país en que se puede decir lo que uno quiera del presidente? Según se dice ahora, tal derecho no parece estar reservado para los militares de alto rango.

¿Los “criterios requeridos” a los que hace alusión Obama tendrán algo que ver con que, en lo que va de junio de este año, se han registrado 75 militares muertos, la cifra más mortífera para las fuerzas internacionales en ocho años?

Quién sabe.

Puede que en las remotas tierras de Afganistán, donde el centurión McChrystal fungía como jefe de las tropas internacionales, no se haya enterado del episodio ocurrido recientemente con la decana de los corresponsales de la Casa Blanca. La anciana Hellen Thomas, quien no es ni soldado raso, después de decir cuatro verdades sobre Israel se vio obligada a abandonar la silla que había ocupado, en primera fila de la sala de conferencias, por varias décadas.

Al presidente, por cierto, también le pareció muy acertada su decisión de callarse.

Anuncios