¿Quién pregunta al pueblo cubano por sus derechos humanos?

cubasi.cu

Por Baro

Denota como algo absolutamente normal que las televisoras europeas y estadounidenses, hipercríticas del gobierno cubano, cuestionen una vez más el tema de los derechos humanos en nuestra isla. Es harto conocido, además, que la prensa occidental anticomunista se caracteriza por su elevado sentido de la “democracia” y el respeto por los “derechos humanos”, cosa  de la que se congratulan; sin embargo, yo resaltaría (después de haber tenido la oportunidad de escucharles) además la “imparcialidad” con que manejan estos temas en cada uno de los espacios.

Supuestamente el mundo está empalagado de escuchar las consignas del “régimen cubano”,  y por el contrario absolutamente ávido de escuchar en cada programa  las mismas palabras de  personas contrarias al régimen de los Castro, dígase las Damas de Blanco, Guillermo Fariñas, periodistas independientes, filósofos del anticomunismo, terroristas confesos, y así, cualquier otro que pueda convertirse en un show mediático, mas jamás veo que las televisoras extranjeras o la prensa se dedican a preguntar al cubano que transita por una calle, al que marcha el primero de mayo, esas son coberturas que la prensa extranjera brinda solo desde el “plano de helicóptero”, cuidándose mucho, incluso, que las palabras de un intelectual revolucionario como Silvio Rodríguez, condenando la injusta prisión de Cinco jóvenes antiterroristas en cárceles norteamericanas, pueda ser vista por los estadounidenses; aunque en otros casos sobredimensionen la manipulación hecha por Carlos Alberto Montaner , en momentos en que Silvio, con espíritu crítico, señalaba los errores que debe solucionar nuestra sociedad. Las autoridades españolas, por ejemplo, citan a Elizardo Sánchez como una “fuente muy seria” de la realidad cubana, cuando se trata de divulgar el número de “presos de conciencia”, sin embargo las instituciones de Naciones Unidas, que reconocen la encomiable labor de Cuba en materias de derechos humanos no merecen ser citadas por la prensa sensacionalista. Incluso una organización como amnistía internacional, fuente citada continuamente contra nuestra isla, es ignorada cuando se trata de decir que 23 naciones de la Unión europea tienen una situación de derechos humanos peor a la de Cuba, sin embargo la única posición común de esta comunidad de naciones, es contra el “régimen de Fidel Castro”. Es por ello que creo tengo el derecho de preguntarme, existe algún órgano a través del cual la UE y el gobierno de EUA se retroalimente de la opinión del pueblo cubano, o es que ésta, absolutamente, no cuenta. Y entonces me vuelvo a preguntar, si no eres capaz de preguntarme mi criterio, como eres capaz de decir que defiendes mis derechos humanos. Acaso se puede presentar una causa a un gobierno o país en contra de la voluntad de sus habitantes, o peor, sin siquiera consultarles, acaso puede manipularse de manera tan impune, con la mayor desvergüenza el criterio de todo un pueblo en labios de mercenarios que cobran tan solo por mantener, bajo total complicidad de sus benefactores, una fachada de pueblo, vestida de damas, de blanco, de suicidas, de periodistas, de demócratas, etc. Cuánta paciencia se ha de tener para garantizar verdaderamente el respeto por los derechos humanos, que no tuvo Bush, cuando decidió agredir a Irak, que no tuvieron Aznar y el Partido Popular, cuando apoyaron esa guerra con una impopularidad del 80%. Cuando torturan en cárceles secretas, que no son ni tales cárceles, ni tan secretas, pues todo el mundo sabe que se tortura en estos centros establecidos arbitrariamente al margen de la ley internacional; se experimenta con seres humanos, tal y como alegan 8 organizaciones de derechos humanos que acaban de denunciar a la CIA, ante la Oficina de las Protecciones contra los Experimentos Humanos. (OHRP, por sus siglas en inglés).

Es una verdadera lástima que muchos elementos de la realidad cubana no puedan conocerse de labios del propio pueblo cubano, permaneciendo bloqueados por los medios parcializados de la derecha proyanqui, y que supuestos defensores de la democracia y los derechos humanos, verdaderos farsantes algunos, minorías todos,  sean la cara fantasmal y manipulada de la sociedad cubana. Mientras tanto el pueblo permanece en espera de que un día su puerta sea tocada por los medios internacionales, ese día se abrirá la oportunidad a un diálogo serio, imparcial y absolutamente justo, aunque por ahora permanece  inútilmente exclamando: ¿…y a mí quien me pregunta por mis derechos humanos?, aunque si algún derecho se le respeta, eso sí, es el de la “desinformación”.

Anuncios