Laritza Diversent y la Revolución Cubana

cuba-photography.com

Por Tatu
Yo soy el hijo “del medio” de tres hermanos, nacidos y criados en un pueblo de campo, por padres obreros, que nos enseñaron que la vida no puede estar regida por el amor a las cosas materiales, y como nos enseñó el principito “lo esencial es invisible a los ojos”. Fui el primero en mi familia en llegar a la universidad.
Mi historia no tiene nada de extraordinaria, son cientos de miles los que siendo hijos de padres humildes pudieron hacer realidad su sueño de llegar a la universidad y estudiar esa carrera que siempre les gustó o la que le llegó en segunda opción pero que aprendieron a amar con el tiempo. Les hago este recuento porque quiero compartir con ustedes la historia de una de las “periodistas independientes” que tenemos en la isla y que alguien de los que visita el blog me recomendó que leyera: http://www.penultimosdias.com/2009/08/25/hija-de-la-revolucion/ Se trata de Laritza Diversent Cámbara, de 29 años, hija de Claro Diversent de 71 años, descendiente de haitianos, que combatió con el ejército rebelde, y de Mariselis Cámbara, de 51 años, “una mulata fornida a un accidente que sufrió en su niñez, es renga de una pierna” y agrega que Mariselis “Semianalfabeta, se prendó del negro Claro, quien con su uniforme verde olivo parecía un dandy. A pesar de tener un par de retoños con otro hombre, ciega de amor, Mariselis le parió al guerrillero, mujeriego y poco dado a la vida familiar. Su ingenuidad la pagó cara”.
Si tenemos en cuenta la edad de Mariselis, me parece que cuando se casaron, ya hacía unos cuantos años que Claro no era un guerrillero, pero bueno pensemos que se trata de un error en la cifra.
La niñez de Laritza fue difícil, tengan en cuenta que “A los dos años de nacer Laritza, el padre les dió un portazo. Y enajenado, como tantos exguerrilleros, se convirtió en un zombi, ora trabajando la tierra, ora participando en la siniestra Asociación de Combatientes, un grupo casi paramilitar, que el gobierno intenta presentar como una ONG” y que “Claro Diversent, uno de los “perros de la guerra”, ahora vive orgulloso de su hija abogada. Pero a su madre sólo le giraba 15 pesos mensuales para alimentar, vestir y calzar a la pequeña”.
Nos cuenta el “periodista” que “Por puro milagro o por una gran fuerza de voluntad, Laritza se empeñó en ser diferente a los suyos. Se aplicó en los estudios y pudo acceder a la elitista escuela vocacional Vladimir Ilich Lenin, ícono del sistema educacional castrista.”“A la Lenin llegó una tarde de septiembre de 1995, con unas medias zurcidas y unos tenis gastados, para intentar cambiar la suerte que el destino le había deparado. Negra y pobre. Casi una proeza estudiar en una escuela donde el 80 por ciento del alumnado era blanco”. Con sólo 18 años Laritza quedó embarazada, no obstante pudo continuar sus estudios y graduarse de Derecho en la Universidad de la Habana, “Aquella tarde, su madre lloró cuando vio a su hija en el estrado del Aula Magna con la toga y el birrete. Era la primera profesional de la familia.” (Tengo varios amigos que se han graduado de Derecho y en ninguna graduación se utiliza toga y birrete, creo que fue una “licencia” del periodista).
Ser una mujer inteligente y preocupada por el futuro de su país la encaminó obligatoriamente por los senderos de la disidencia. En 2007 se inició como periodista independiente. Y desde enero de 2009 escribe una sección sobre leyes en el blog  Desde La Habana. Es autora de otras dos bitácoras, Calvario.com y Las Leyes de Laritza, y vicepresidenta de una agrupación de juristas no oficialmente reconocida. Y, por si fuera poco, tiene más sueños en la cartera”
En el artículo se muestran varias fotos de una humilde casa que se afirma que es donde vive Laritza, no quiero detenerme en eso, supongamos que sí que ella viva ahí, lo que me gustaría es que alguien me explicara cuáles fueron las razones que la llevaron a convertirse en detractora de la Revolución.

¿Qué sociedad quiere construir Laritza? ¿Cuál es el futuro que quiere para su país?

Ella, hija de un descendiente de haitiano y una madre analfabeta “renga de una pierna” desde su niñez, pudo solamente con su esfuerzo personal, sin pagar un centavo,  estudiar en el mejor preuniversitario que tiene el país y en la mejor universidad, nuestra Alma Máter. Dice mucho que el veinte por ciento de los estudiantes en la Lenin fueran negros o mulatos, me gustaría saber qué por ciento de los estudiantes son negros en una de esas “escuelas elitistas” de las sociedades que Laritza pretende construir.

Me llama la atención que a pesar de los problemas económicos que tiene Laritza, aún así mantiene y escribe para varios sitios en Internet, me imagino que tiene “amigos” que la ayudan, deben ser los mismos de Yoani Sánchez.

Dentro del presupuesto aprobado por el gobierno de los Estados Unidos, hay una partida destinada específicamente a “promover líderes afrocubanos”, saben que lograr la igualdad social siempre ha sido una lucha constante de nuestro pueblo y aunque como ha dicho Raúl, queda mucho por hacer en ese sentido, la situación en Cuba es infinitamente más favorable que en esos países que nos quieren dar clases de democracia.

PD: Creo que este artículo refleja claramente el resultado de los cursos de periodismo en la SINA. El “periodista” llama “perros de la guerra” a los que combatieron en el Ejército Rebelde, a la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana  “siniestra Asociación de Combatientes, un grupo casi paramilitar, que el gobierno intenta presentar como una ONG”, y manipula cifras y datos, como ese de “la toga y el birrete”.