Cuba: ¿Contradicciones? o Pura Politiquería

Por José Julián

Siempre he dicho que la política es una ciencia, y que esta ciencia domina al mundo. Resulta increíble la capacidad de metamorfosis que tiene y como un mismo punto de vista en este mundo globalizado puede ser interpretado de formas disímiles. Derechos humanos, libertades sociales, agresión, terrorismo son términos “diferentes” en dependencia del contexto en que se apliquen. Muchas naciones pueden ser condenadas por terroristas en dependencia del sistema político o de gobierno que adopten, mientras que otras tienen el derecho de invadir y sojuzgar a un pueblo siempre que luchen contra ese mismo terrorismo.

Cuba es constantemente demonizada por la violación de derechos humanos -y no entraré en la polémica de que en Cuba existe la educación y salud gratuitas (que son hechos que no se pueden negar)- el objetivo de mi artículo es otro. Hoy quiero desenmascarar y poner sobre el tapete la doble moral con que se convive en el mundo político de los Estados Unidos.

Cuando la Revolución Cubana comenzó su marcha indetenible, en medio de la fría Guerra Fría, esta pequeña gigante isla rompió los cánones latinoamericanos al proclamar su carácter socialista –algo extremadamente atrevido en el traspatio norteamericano- lo cual es y será un derecho de la nación cubana: la autodeterminación. Se agudizó, de esa manera, un diferendo que comenzó en el siglo XVIII y que se extiende hasta hoy, con implicaciones para ambos pueblos.

La prepotencia de los Estados Unidos en el  ámbito mundial, les ha hecho creer que tienen la salvación para Cuba del “engendro comunista” y desde el propio año 1959 nos agredieron, rompieron relaciones diplomáticas, nos bloquearon financiera, comercial y económicamente, nos acusaron de terroristas, nos declararon violadores de los derechos humanos. Siendo ellos “sin querer” los que han incurrido en la falta al desarrollar un Terrorismo de Estado contra nuestro país.

En 1962 el mundo estuvo al borde de la Tercera Guerra Mundial, al producirse la llamada Crisis de los Misiles. En ella estuvieron envueltos Cuba, Estados Unidos y la extinta URSS. Cuba tenía el libre de derecho de armarse para defenderse y los norteamericanos vieron esto como “una evidente amenaza a la paz y a la seguridad de todos los americanos…” Se bloqueó militarmente a nuestro país y se desarrolló un estado de guerra. Anteriormente este pueblo había demostrado en las arenas de Girón su firme convicción de construir el socialismo. Y estaba en marcha -lo que se llamó Operación Mangosta- la más fuerte ofensiva encubierta para destruir la Revolución que incluía todas las formas posibles de agresión: bloqueo económico, aislamiento político-diplomático, subversión interna, intentos de asesinato de líderes cubanos – particularmente el de Fidel–, guerra psicológica e invasión militar. Fue una guerra sin cuartel, sólo porque Cuba decidió darle un rumbo diferente a su sistema social.

No hubo un ataque directo contra la nación y el pueblo norteño. Sólo el interés de un pueblo libre a tener las armas con que defenderse.

En lo que respecta a Cuba, los Estados Unidos no tienen nada bueno que decir. Ahora analicemos la otra cara del asunto.

El más firme aliado de los Estados Unidos, tanto en el ámbito político como militar es la nación de Israel. Este país se ha dedicado desde su nacimiento en 1947, guiados por la ideología sionista, a sembrar el terror y la muerte en una región del mundo donde coexisten muchas culturas y religiones. Han violado la libertad y el territorio de muchas naciones como Palestina, Egipto, Jordania, El Líbano. Han iniciado guerras y mantienen contra el pueblo palestino un sangriento bloqueo que los tiene sumido en la pobreza y la desesperación. Violando los más elementales derechos humanos.

El 8 de junio de 1967, durante la denominada Guerra de los 6 Días, que enfrentó a Israel con varias naciones árabes, el buque de inteligencia electrónica norteamericano USS Liberty que se encontraba destinado en el Mediterráneo fue atacado por aviones de combate Mirage y Mystere, así como por torpederos israelíes mientras se encontraba en aguas internacionales al norte de la Península del Sinaí.  El error, según se dijo entonces, consistió en confundir dicha nave con el destructor egipcio “El Quseir” y todo quedó entre amigos. En la acción  murieron 34 norteamericanos.

Otras suposiciones afirman que el ataque fue premeditado porque se pensaba que el USS Liberty estaba interceptando las comunicaciones israelíes y que dado que la toma de los altos del Golam era inminente, no se quería que los agentes soviéticos infiltrados en la CIA informasen a su país sobre esta circunstancia, ya que se temía una rápida ayuda soviética a Siria. En otras se sostiene que todo fue realizado para que no se supiera de la responsabilidad hebrea en una matanza de presos egipcios ocurrida en la Península del Sinaí. Fosas descubiertas en 1995 y noticia difundida por la CNN, el New York Times y otros medios.

El 31 de mayo de 2010, en horas de la madrugada, comandos especiales de las fuerzas hebreas lanzaron un ataque relámpago contra una flotilla de barcos en aguas internacionales, que viajaban con ayuda humanitaria hacia Gaza. En la acción murieron 9 personas –entre ellas un joven norteamericano de 19 años- y varias resultaron heridas, un clarísimo ejemplo de violación del Derecho Internacional Humanitario y un hecho repudiable y condenado por toda la comunidad mundial.

Claro, muchas naciones han pedido una fuerte sanción a Israel, pero las declaraciones del gobierno estadounidenses se han visto débiles y superfluas, como si de pasar la mano se tratará ante un hecho genocida. El presidente Barack Obama ha dicho que “antes de pronunciarnos necesitamos saber cuáles son todos los hechos”, una clara definición de la “doble” política estadounidense respecto a temas como los derechos humanos, terrorismo, genocidio y otros.

Cuba no le teme al futuro. Puedo afirmar que ya estamos vacunados contra la ignominia y la falacia de unos muy poderosos. Las acciones dicen más que unas fuertes declaraciones en contra de una realidad totalmente opuesta. Es cierto, no se puede negar el desarrollo pero se debe tener una línea ética, un camino moral, una elección. Contra Cuba siempre ha existido una línea fantasiosa, una contradicción en términos políticos o será pura politiquería.

Anuncios

20 Respuestas a “Cuba: ¿Contradicciones? o Pura Politiquería”

  1. Jose Julian, empiezas mal tu articulo cuando igualas a Cuba con gobierno.. Esa tipica manipulacion de los conceptos le resta veracidad desde el inicio y es verdaderamente detestable.

    Cuba nunca ha sido demonizada por violacion de derechos humanos.. el gobierno es el que ha sido condenado por esas violaciones.

    Luego tratas de justificar las causas de la Crisis de Octubre diciendo que Cuba tiene el derecho a armarse y defenderse. El problemita no radica en armarse para defenderse (que siempre lo hizo tu gobierno) si no en que los misiles nucleares que se desplegaron en nuestra isla son armas OFENSIVAS, de PRIMER GOLPE, armas EXTRATEGICAS.. por lo tanto no se desplegaron para la ‘defensa’ del pais.

    De hecho Fidel le pidio a Rusia que diera el primer golpe lo cual provoco que el entonces premier ruso lo calificara en sus memorias como “un aventurero”. Este quizas fue el detonante para que los rusos se sentaran con JFK y decidieran retirar los misiles sin contar con FC.

    Afortunadamente estas armas estaban en suelo cubano pero bajo el control sovietico (no te molestaron nunca estas tropas extranjeras en suelo patrio?)

    La crisis de octubre es una de las mas claras muestras del aventurerismo e irresponsabilidad de ‘you know who’, que puso a nuestro pais a punto de desaparecer del mapa, solo por satisfacer sus infulas de grandeza.

  2. Diculpen la extension.Gracias(parte 1)
    …………………………………..
    “Además de una concepción irrentable del Estado, como entidad de gasto público caprichoso y desequilibrado, y un estilo personal de gobernar, basado en la intervención compulsiva en todos los asuntos públicos, Fidel Castro lega a sucesores y herederos un modo peculiar de manejar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. En esa esfera se han concentrado las mayores energías intelectuales y políticas del caudillo cubano en el último medio siglo. Y es ahí, en el conflicto con Washington, donde el socialismo insular encuentra sus mayores beneficios simbólicos, pero, también, sus más formidables obstáculos.
    Cuando la Revolución triunfó, en 1959, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos pasaban por un reacomodo de sus ventajas comparativas. La Enmienda Platt se había derogado veinte años atrás y las propiedades, el comercio y las inversiones se movían hacia zonas industriales no azucareras y de la economía de servicios. La administración Eisenhower, como puede leerse en los despachos consulares de sus embajadores en la Habana, Arthur Gardner y Earl E. T. Smith, no era inconsciente del autoritarismo del régimen de Batista y alentaba un avance hacia la normalización constitucional que permitiera una sucesión presidencial en 1958.
    El respaldo de Washington a Batista, entre 1952 y 1957, más allá del realismo político, estuvo fuertemente vinculado a la alianza regional contra el comunismo. De ahí que, más allá del embargo de armas decretado el 13 de marzo de 1958, que virtualmente representó un reconocimiento de la beligerancia antibatistiana por parte de Eisenhower, Fidel esperara un claro posicionamiento de Washington a su favor en los primeros meses de 1959. En un viaje a Estados Unidos, en abril de 1959, en el que no fue recibido por el presidente sino por Nixon, Castro comprobó que el apoyo de la opinión pública norteamericana no reflejaba, necesariamente, el respaldo de todas las corrientes políticas que se movían en torno a la Casa Blanca.
    Desde los años de la Sierra Maestra, los rebeldes cubanos aspiraron a que Washington reconociera incondicionalmente su legitimidad. No de otra manera se explica que en el verano de 1958, luego del embargo de armas, Raúl raptara a una docena de norteamericanos y canadienses, civiles todos, que trabajaban en las minas e ingenios de Moa y Nicaro, a cambio de que Estados Unidos impidiera el abastecimiento de combustible de la aviación de Batista y prohibiera la utilización de equipo militar norteamericano. Lo que buscaba Castro era que Estados Unidos rompiera relaciones con Batista y que lo reconociera a él como único líder legítimo de la isla. Las reservas contra el líder cubano se desataron en la CIA, desde 1959, aunque en el Departamento de Estado predominó, durante todo ese año, una corriente moderada que propendía a las buenas relaciones con un gobierno nacionalista, pero democrático.
    La tesis de que Washington se propuso un “cambio de régimen” desde 1959, que en los últimos años ha cobrado fuerza en la historiografía nacionalista, es difícilmente sostenible desde el punto de vista de la historia diplomática. El régimen político cubano, en 1959, no era otro que el de la Constitución del 40, ratificada por el presidente Urrutia y el primer ministro Miró Cardona en la Ley Fundamental del 7 de febrero de ese año. ¿Por qué habrían de oponerse los Estados Unidos a ese régimen si entre 1940 y 1952, cuando estuvo en vigor de manera continua, no se opusieron al mismo? La oposición de Estados Unidos a la Revolución inició cuando, desde fines de 1959, comenzaron a manifestarse claras señales de un giro al comunismo.”

  3. (parte 2)
    …………………………………
    “En vez de corresponder a la tendencia moderada del Departamento de Estado, Castro decidió soltar las riendas de su antiamericanismo, rechazando el pacto de la Guerra Fría, prioritario para Washington, y buscando una alineación con su rival, la Unión Soviética. Esta decisión, la más importante de cuantas tomó en su larga carrera política, tuvo, naturalmente, motivaciones ideológicas y sentimentales, pero, ante todo, una clara raíz geopolítica: enfrentar a Estados Unidos desde una posición de fuerza. Como se demostró durante Bahía de Cochinos en 1961, la Crisis de los Misiles en 1962 y las tres primeras décadas de su régimen, la inscripción de la isla en la órbita soviética fue un acto de astucia, destinado a perpetuar el poder doméstico y, a la vez, no tener que negociar la vecindad con Estados Unidos sobre la base de la menor concesión.
    La forma que adoptó el conflicto cubanoamericano desde el pacto Kennedy–Kruschev era, por demás, sumamente favorable a Fidel Castro. Estados Unidos, con su embargo comercial y su diplomacia anticomunista, trataba a la Cuba revolucionaria como un enemigo, pero no la invadía. La Habana, por su parte, organizaba toda su política exterior en función de la confrontación con Washington, en América Latina, Asia y Africa, sobre todo, pero se aseguraba la protección invaluable de la Unión Soviética. La reducción de la enemistad al ámbito simbólico, que es donde Fidel Castro desplegó toda su maestría, fue altamente ventajosa para la Habana, que globalmente aparecía como la víctima de su poderoso e intransigente vecino.
    Cuando en 1989 cayó el Muro de Berlín y en 1992 se desintegró la Unión Soviética, Fidel Castro había perfeccionado extraordinariamente aquella astucia. La Cuba socialista perdió la protección militar de Moscú, pero ya para entonces había ganado una legitimidad considerable en el Tercer Mundo, Europa, y aún, dentro de Estados Unidos, que limitaba la capacidad de acción de Washington en el terreno internacional. En el contexto posterior a la Guerra Fría, el conflicto entre Cuba y su gran vecino adoptó una nueva modalidad, determinada por el incremento de la importancia electoral de Miami y la influencia de la comunidad cubanoamericana en el trazado de la política de Washington hacia la isla.
    Durante los dos períodos presidenciales de Bill Clinton (1992-2000), La Habana supo aprovechar en beneficio propio las tensiones entre Miami y Washington, como se comprobó durante los meses previos a la firma de la Ley Helms-Burton, en 1996, y, sobre todo, durante el caso del niño balsero Elián González, en los dos últimos años de aquella administración. Durante las dos administraciones de George W. Bush, el gobierno de Fidel Castro se concentró en presentar, hacia adentro y hacia afuera, la alianza entre Miami y Washington como un engranaje destinado a la invasión de la isla y la destrucción de su sistema político, bajo un formato similar al seguido contra el régimen de Sadam Hussein en Irak.
    Este eficaz aprovechamiento simbólico del expediente de la “invasión”, por parte del gobierno de Fidel Castro, explica que en un momento tan desfavorable para su imagen internacional, como el que se inicia con el encarcelamiento de 75 opositores pacíficos, en la primavera del 2003, regiones tradicionalmente contrarias a la política de Estados Unidos, como América Latina y Europa, luego de una crítica reacción inicial, mantuvieran su posición de “diálogo” con La Habana. El desencuentro entre Estados Unidos, Europa y América Latina, en torno a la política hacia Cuba, es, en buena medida, un éxito de la astucia internacional de Fidel Castro.
    La astucia ha resultado ser una herramienta poderosa para manejar la confrontación simbólica con Washington, pero su eficacia es limitada, ya que funciona en ausencia de negociación. La muerte de Fidel Castro marcará el fin de la era de la astucia porque la aspiración a un reconocimiento incondicional de la legitimidad del socialismo está ligada a la figura del máximo líder. Raúl Castro y los demás herederos y sucesores del régimen cubano saben que para normalizar relaciones con Estados Unidos es necesario negociar y que toda negociación implica el intercambio mutuo de ventajas comparativas. Cuando dicha negociación comience, podremos decir que la democracia cubana se acerca.
    Mientras Fidel Castro controló personalmente las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, cada vez que se construyeron breves y frágiles escenarios de distensión –1962, 1976, 1980, 1995– el líder cubano los dinamitó con astucia. Sin Fidel Castro en los controles de ese vínculo tan decisivo para el futuro de Cuba, al gobierno de la isla le será difícil impedir que Estados Unidos haga “el papel de bueno” –como dijo el ex gobernante al rechazar la ayuda norteamericana para los damnificados de dos huracanes recientes– y ofrezca una transacción diplomática a La Habana.
    El resultado final de esa negociación del diferendo histórico entre ambos países será la liberalización de la economía y la democratización de la política cubanas.”

  4. Donde ha existido pura politiquería es en Cuba y creada por el régimen. Para tus records, y existen la pruebas.Cuando la crisis de Octubre, Fidel Castro le pidió al gobierno soviético en más de una ocasión dar el primer golpe nuclear a EEUU lo cual hubiera sido el final para toda Cuba.Te voy a decir eso otra véz en camara lenta si se puede hacer por esta vía. Fidel Castro le pidió a la URSS dar un golpe nuclear a Cuba sabiendas que eso representaba la muerte de todos los niños,mujeres,ancianos y toda la población cubana.Cuando la historia lo juzgue y va a suceder algún día se lo van a sacar en cara. Es solo cuestión de tiempo.

    1. Andrés:
      Yo no quiero entrar en contradicciones históricas, los libros de texto los hacen los vencedores, tú lo debes saber. Lo que pasó en la Crisis de los Misiles es un tema suficientemente analizado por los historiadores. Dudo mucho que Fidel haya querido iniciar la III GM, no está en su filosofía. Muchos afirman que uno de l0s factores que provocó el asesinato de John F. Kennedy -presidente de los EE.UU cuando el dilema- fue un acercamiento al diálogo respect a Cuba y una entrevista con nuestro líder.
      Ahora, quisieran que comentaran -lo que es el objetivo de mi comentario- sobre la dualidad de significados con que se estudia DERECHOS HUMANOS en los Estados Unidos entre Cuba e Israel, será que no son los mismos?

      1. Jose Julian,por que dudas que el doctor Fidel Castro haya incitado a los sovieticos a dar el primer golpe contra ciudades norteamericanas?El documento existe y ademas estan las memorias de Nikita Krushov para corroboralo.Te da miedo saber que el maximo lider es un”aventurero”como lo califico el propio Krushov?
        Si quieres ser objetivo tendras que asumir la realidad con el mismo valor que has colgado este post.

      2. La memoria histórica de esos hechos están muy bien reflejadas por Ignacio Ramonet en el libro Cien Horas Con Fidel, léelo y verás que esw el propio Fidel quien trata de evitar un funesto desenlace. Ahí están las fotocopias de las cartas originales entre él y Jruschóv. Dejen la enfermedad y ofrezcan argumentos reales.

  5. ¡Que manera de mezclar las cosas José Julián! Los Derechos Humanos son y serán los mismos siempre, lo garantiza La Carta. Las libertades sociales, están explicadas por la propia carta. Los excesos cometidos por muchos países nada tienen que ver, con que en ese país existan o no, la salud y la educación publicas de hecho el mundo entero tiene estas “gratuidades”
    El terrorismo es un recurso muy bajo y sucio, característico de nuestros tiempos, utilizado en ambas tendencias políticas y su utilización está penada por todas las legislaciones.
    Cuba es demonizada por la violación de los derechos humanos , porque viola los Derechos Humanos y el hecho de salvar una vida no da derecho para matar a otro ser humano, aunque lo hayas educado antes sin cobrarle. Somos hoy día, víctimas de un pésimo manejo las leyes internacionales en cuanto a nacionalizaciones y eso ha tenido funestas consecuencias que llegan hasta hoy.
    En el 62 el mundo estuvo al borde de la extinción porque el mundo socialista subestimó la capacidad de su enemigo para detectar armas nucleares y se comprobó que para el gobierno de Cuba su pueblo y el mundo no valían nada cuando quiso sacrificarlo en nombre de su causa personal.
    La Operación Mangosta fue la consecuencia directa de esta situación. Desde el punto de vista comunista: “Una represalia de oposición política”.desde la óptica norteamericana y de los cubanos damnificados económicamente: “Una venganza por los bienes hurtados a través de maniobras legales”
    Fidel no atacó a EU por razones obvias.
    EU es un aliado incondicional de Israel. Y yo personalmente repudio , con reservas, la actitud sionista, que sobrereacciona, no sin razón, contra el terrorismo palestino, que, no sin razón, pelea contra Israel. Pelea demasiado antigua para que tenga relación con Cuba.

  6. José Julián,

    No debieras hablar tan a la ligera de la situación de Israel y la flotilla. Si ves los videos que ambas partes mostraron del hecho, (que se suponen sean las pruebas mas objectivas) verás que cada uno presenta una visión distinta, así que no es fácil saber hasta que punto cada lado tiene la razón. Tú análisis es muy superficial. Hamas, (a quienes la flotilla llevaba la yuda, y a quienes en otras ocasiones han llevado armas por ese método), es un grupo terrorista, que se busca la destrucción física de Israel y que usa a la población civil de Gaza como escudos humanos en sus ataques, no son niños de teta y la organización turca que organizó la flota, (que también ha sido acusada de extremista) tenía de antemano preparadas personas listas para ofrecer información y entrevistas en caso de que pasara algo, o sea, todo pudo ser tambien una provocación bien orquestada en la que Israel cayó estúpidamente.

    Las cosas no son blanco y negro en la vida. Crece.

    1. Amel:
      Vamos a creer que existen videos de ambas partes -ya que los hebreos requisaron todos los aparatos electrónicos y de filmación que portaban los integrantes de la flotilla- el hecho no está en los videos, sino en el hecho de que el ataque se produjo en AGUAS INTERNACIONALES, y ya eso por sí solo es una flagrante violacion del Derecho Internacional. Además dudo que Hamas luche contra las bombas y misiles israelíes con cuchillos de mesa, que fueron las únicas armas que confiscaron. OK? Crece tú.

  7. Se acaba de comprobar que unas fotos acusatorias contra Israel, de la agencia Reuters, estaban trucadas; asi que la cosa esta muy complicada todavia y, a ciencia cierta, nadie tiene aun la version definitiva de lo que paso.

  8. José Julián,

    Anteriormente se ha tratado de introducir armas para Hamas por via marítima. En este caso no llevaban armas, pero ¿como lo podía saber Israel?

    Yo no he dicho que lo que hizo Israel fue inteligente ni legal como tampoco lo fue por parte del gobierno cubano derribar las avionetas de desarmadas de Hermanos al rescate en aguas internacionales, sabiendo (mediante la red Avispa) que efectivamente estaba desarmandas.

  9. Amel todavía con eso compadre, pero chico de verdad que tú no has atendido a las clases, mira mi niño, busca aquí y verás un post donde el mismo Basulto dice que todos sabían que ellos venían, que era público, en esos días Cuba le advirtió a Estados Unidos y varios altos funcionarios de ese gobierno advirtieron que si continuaban las provocaciones Cuba tomaría mediadas para imperdirlo.
    REcuerda también que la misma fiscalía pidió que se retirara el cargo tres contra Gerardo porque era imposible probarlo y aún así en ese “juicio justo” al jurado le tomó pocas horas declararlo culpable…es increíble verdad, el fiscal dice que no hay pruebas, que no hay forma de probarlo y el jurado le da cadena perpetua…
    es mejor que no te metas en ese tema que les aseguro no saldrán muy bien parados, ustedes que defienden tanto esa democracia…

  10. Entonces, más me ayudas. Por cualquier medio, el gobierno Cuba sabía que eran avionetas desarmadas, que no iban a destruir nada en Cuba. Pudo optar por obligarlas a aterrizar, pero decidió matar a esas personas y lo hizo en aguas internacionales. ¿Cuál es la diferencia con lo que hizo Israel? Que Israel no sabía si llevaban o no armas.

    Si condenas un cosa, debes condenar la otra.

  11. Siguen las manipulaciones. lo que Fidel le recomendó a Jruchov fue, que si la guerra era inevitable, que no esperara que los yanquis le dieran el Primer Golpe a los soviéticos, porque después de un primer golpe de la cohetería yanqui los soviéticos quizás no tendrían capacidad de respuesta.

  12. Fidel le planteó a Krushov que hiciera público el acuerdo militar antes de que los cohetes llegaran a Cuba. sin embargo la dirección soviética no estuvo de acuerdo. Cuba, como Fidel lo planteó entonces tenía todo el derecho de armarse con lo que le viniera en ganas. Es lo mismo que pasa ahora con Irán, que los yanquis e Israel, ambas potencias nucleares, no les da la gana de que Irán posea el arma nuclear. Y quieren sancionar a los persas y bloquearlos. Y han desatado a los periodistas amarillistas en furibundas campañas. Hasta la Maria Elvira proclamando que en el 2016 los iraníes alcanzarían con sus misiles a los EEUU. Es como si el burro le dijera orejón al caballo.

  13. Y se usa la mentira sin ningún recato. En el 2002 un amigo mío radicado en los Ángeles y yo conversábamos durante una de sus visitas a su mamá y me decía.- Compadre dice Bush que los Irakíes están a punto de meterle un ataque de armas químicas a EEUU, y yo le pregunté. Chico ¿Y los Irakíes tienen cohetes tan poderosos? Y a esa hora mi amigo me dio una explicación convincente del alcance los misiles, su poder de destrucción, y muchas otras cosas más. Como muchas veces cuando un ñángara como yo habla con amigos del otro lado del charco, no quise enredarme en una discusión sin fin. Y dí por terminado el tema y pasamos a hablar de otra cosa. Pero salí pensando, ¿De que manera un país bloqueado, que es bombardeado casi todos los días, que tiene que para conseguir alimentos entregar su petróleo. Con un presidente que nadie quiere cuentos con él, va a poder desarrollar un programa de AEM? Me pareció una engañifa. Pero el “Mundo es ansí”. Lo dice un loco con el título de Presidente de EEUu. Al otro día se levanta y dice que Dios habló con él y le indicó que le metiera caña a Irak, y allá va eso. La guerra por televisión. Ahora lo mismo con Israel, hay que creerles el cuento de que el barco iba cargado de personal de Hamas. El gobierno turco, que no es santo de la devoción de nadie, y que es el único aliado musulmán de Israel, jura que revisaron los barcos hasta la cala, y que no había armas. Lo que se ve en los videos es gente defendiéndose con palos y cuchillos de soldados de tropas especiales. Amel compadre afloja la mano. Y Rodolfo, estás sobrecumpliendo la meta, vas a dejar sin dinero al programa de los blogueros. Deja que otro cobre también.

  14. Rodolfo, tengo material para escribir un post dedicado única y exclusivamente a los señores Arthur Gardner y Earl E. T. Smith, y su participación como procónsules apoyando la dictadura de Batista. Tengo fotos de las armas Made in USA que se les entregaron al Ejército hasta finales de 1958. En uno de los bombardeos a los pobladores de la Sierra, algunos de los cohetes de fabricación yanqui no explotaron y al enterarse Fidel se llegó a ver los destrozos en cas de uno de los campesiono. Y es cuando le escribe a Celia la famosa carta que reproduzco a continuación:

    Sierra Maestra

    Junio 5-58

    Celia: Al ver los cohetes que tiraron en casa de Mario, me he jurado que los americanos van a pagar bien caro lo que están haciendo. Cuando esta
    guerra se acabe, empezará para mi una guerra mucho más larga y grande: la guerra que voy a echar contra ellos. Me doy cuenta que ese va a ser mi destino verdadero.
    Fidel

    Esa es la historia, no quieras cambiarla

  15. Es como la esquizofrenia que dicen que no se cura. El fanatismo, el fundamentalismo, no tienen solución. Ni la mas rotunda de las evidencias los convence porque su cerebro no funciona sin la vinculación con el lider, dios, emperador. Se complacen tanto en la adulación que son totalmente dependientes y ciegos y capaces de cometer cualquier crimen para complacer a su idolatrado ser supremo. ¿Como razonar con un testigo de jehová, con un musulman, con un judío, con un evangélico, con un comunista? No hay solución razonable, es inutil buscarla.

  16. Tatu:

    ¿El “Granma te informó que en el jurado de ese juicio no había un solo cubano, ni cubanoamericano? ¿te dijo que quizás la mayor parte de las pruebas no pueden ser hechas públicas por razxones de seguridad? Apuesto a que no.

Deja un comentario