Cuba: Salud para todos.

REPLICA EN RADIO MIAMI
Max Lesnik

Por: Max Lesnik

Lo que los cubanos de la isla tienen garantizado desde hace casi medio siglo, un sistema de salud gratuito proveído por el Estado a cada uno de sus ciudadanos- aún siendo Cuba un país del Tercer Mundo- es lo que en Estados Unidos, la nación más rica y poderosa del planeta no le ha podido suministrar a su pueblo por más que el Presidente Obama esté haciendo ahora los mayores esfuerzos por alcanzar ese encomiable objetivo, el más humano de todos los Derechos Humanos, que es el derecho a la vida.

90 Millas y algo más separan a Cuba de Estados Unidos. Pero si alguna diferencia es de notar entre los dos países, quizás la más notoria para cualquier observador acucioso, es en lo que respecta al cuidado de la salud pública de sus ciudadanos. En Estados Unidos existen los adelantos tecnológicos más modernos de la ciencia, como también es cierto que los laboratorios norteamericanos de investigación producen los más avanzados medicamentos y sus hospitales son los mejores y mejor equipados del mundo. Nadie disputa esos aciertos y ventajas de Estados Unidos en el campo de la salud. ¿Pero cuántos millones de norteamericanos por ser pobres o de escasos recursos económicos, no tienen acceso a un servicio de salud universal y gratuito como lo tienen los cubanos de la isla desde su nacimiento hasta la muerte?

El sistema de salud que ofrece el Estado cubano a sus ciudadanos, si bien se ha visto afectado por décadas a consecuencia del Embargo norteamericano a la isla, sin embargo a pesar de esas infranqueables dificultades impuestas a Cuba por todas las administraciones que han pasado por la Casa Blanca desde 1960, el pueblo cubano ocupa el primer lugar de América Latina en cuando a expectación de vida de sus habitantes, una cifra mucho más alta que la de algunos países desarrollados del Mundo, a lo que se añade una bajísima mortalidad infantil gracias al alto grado de prevención de enfermedades y epidemias, a lo que se une un número elevado de médicos, quizás el promedio más alto de todos los países, en proporción a la población que tiene la isla, poco menos de doce millones de habitantes. Eso sin contar con los miles de profesionales de la medicina que prestan servicio humanitario gratuito y voluntario en los países más pobres y subdesarrollados, aún en los rincones más oscuros e inseguros del planeta. ¿ Quien si no Cuba estuvo primero en Haití cuando el devastador desastre del reciente terremoto que tantas vidas costó al pobre país caribeño? ¡Pregúntenle a un haitiano que él sabrá responder!

¿ Es el sistema de salud de Cuba una realidad indiscutible y palpable como lo demostró el cineasta norteamericano Michael Moore en su documental comparativo sobre la salud pública en Cuba y Estados? ¿O es un mito fabricado por la propaganda castrista como dicen los mas contumaces enemigos y críticos de Cuba y su Revolución?

La pregunta no habría que hacérsela a Fidel Castro propulsor del Sistema de Salud universal y gratuito implementado en Cuba desde hace varias décadas, ni a su hermano Raúl Castro que lo ha sustituido en la dirección del país.

¿Que podrían decir del Sistema de Salud cubano aquellos que desde la misma Cuba se proclaman abiertamente opositores del gobierno Revolucionario y no por ello dejan de recibir la mas esmerada atención médica en los hospitales de la isla como la recibe cualquier ciudadano común del país, ya sea un leal revolucionario o un contumaz enemigo de la Revolución?

Hasta uno de esos opositores, que dice que se quiere morir en una huelga de hambre mediática, publicitada a través de los medios de comunicación de todo el mundo, está en un hospital cubano- a un costo que ya pasa de los 100 mil dólares- atendido diligentemente por médicos cubanos que cuidan de sus “Derechos Humanos” como no hubiera ocurrido en otro país que no fuera Cuba.

Que le pregunten a la “Bloguera” Sánchez o a su esposo “Macho Rico” o a los Disidentes Elizardo Sánchez o Vladimiro Roca, o a las señoras “Damas de Blanco” . ¿Quien garantiza la salud de ellos, si no es el mismo Estado cubano que desde su “Disidencia” pagada y manipulada por Washington, ellos pretenden rendir? ¡Que respondan ellos y no yo!

El primero de los Derechos Humanos es el derecho a la vida. En Estados Unidos hace falta establecer un Sistema de Salud gratuito y universal que garantice ese “derecho humano” fundamental del que hoy carecen los norteamericanos. Cuba ya lo tiene. ¿Destruirlo? ¿Por qué y para qué?

Les habló para Réplica de Radio-Miami, Max Lesnik.

Fuente: http://www.radio-miami.com/DIAS.TEXTOS/DIA.3/replica.html

Anuncios