Yoani Sánchez, la Pirata del Caribe

taringa.net

Por Tatu

Acabo de leer el último artículo de Yoani Sánchez, donde realiza un análisis muy superficial de la televisión nacional, a la que acusa de “pirata” y de “contrabandear” productos norteamericanos. Según Yoani Sánchez la televisión cubana “tiene dos sellos distintivos: la extrema ideologización de ciertos espacios y la abundancia de materiales robados a productoras extranjeras. Peculiar combinación la de un incendiario discurso antimperialista que cohabita con la difusión constante de producciones hechas en el país del Norte” y continua “Filmes que hace un par de semana se estrenaban ante el público norteamericano son difundidos hoy sin pagar un solo centavo de derechos de autor. Los espectadores nos beneficiamos —claro está— con esa premura por tomar lo ajeno que tiene el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) pero un gusto amargo nos deja el saber que sin el contrabando no se sostendría nuestra programación televisiva”

Pretende ignorar Yoani Sánchez que gracias al bloqueo que ella niega, el Instituto Cubano De Radio y Televisión (ICRT), adquiere el 95 % de los productos necesarios para su actividad a un precio entre un 20 y un 30 % superior a lo que costaría si fuesen comprados a los fabricantes o distribuidos principales radicados en los Estados Unidos. Les recomiendo que lean el siguiente artículo http://www.tvcubana.icrt.cu/noticias/la-television-es-de-todos/
Es curioso que Yoani no haya pensado así cuando recibió gustosamente esos premios, creados expresamente para ella, sabiendo que alguien “contrabandeaba” con su imagen. Ese pudor de tampoco lo tiene cuando acude a las embajadas en busca de “ayuda” o cuando miente al mundo sobre un supuesto secuestro que nunca ha podido probar.
Al final de su artículo Yoani Sánchez presenta el punto que más le interesa: “La solución —evidentemente— es estimular la realización nacional, permitirle a la televisión generar ingresos que redunden en su mejoría y en su capacidad para adquirir derechos de difusión. Esto último podría ser incompatible con las largas horas de discurso ideológico, con las aburridas emisiones que a pocos gustan pero que nos administran como la cucharada obligatoria de adoctrinamiento. Una programación dinámica, atractiva y dentro del marco de la ley no puede hacerse desde la estatalización total de nuestros medios ¿Es que no se dan cuenta?”.
Para ella la única solución que existe a los problemas de Cuba es la privatización, ¿Qué es lo que pretendes Yoani? ¿Quieres que el Departamento de Estado incluya a los futuros Directores de Televisión Independientes en su financiamiento?
De ninguna manera pretendo hacerles creer que estoy conforme con la programación de la televisión cubana, creo que esta debe ser más ágil, que debe haber una mayor variedad de programas humorísticos que rescaten nuestra cultura y que no se conformen con la crítica fácil a los problemas económicos o a los pinareños. Creo también  que nuestros dirigentes deben utilizar más la televisión para dialogar con el pueblo, para retroalimentarse y que esto no suceda sólo con el periódico.
A pesar de esas insatisfacciones creo que en la actualidad existe un buen equilibrio en los espacios televisivos, y que esa imagen distorsionada que presenta Yoani, donde las películas se ven mal o los subtítulos tienen faltas de ortografías no representa la realidad. Son varios los espacios cinematográficos: Historia del cine o Sala siglo XX, De nuestra América, La séptima puerta, Arte siete, Letra fílmica, Acento Común y el Espectador crítico. En todos ellos se presentan películas de muy buena calidad, que contribuyen a  la elevación de la cultura general integral de nuestro pueblo.

¿Y usted qué piensa? ¿Qué le falta a la televisión cubana?

Anuncios