El Socialismo es la única solución a los problemas de Cuba.

Por Tatu

El tema de los disidentes cubanos se ha tratado en varias ocasiones y a quedado al descubierto que no son más que simples marionetas que utiliza el gobierno de los Estados Unidos en su enfermiza obsesión de derrocar a la Revolución Cubana, para aclarar dudas ver: http://lajovencuba.wordpress.com/2010/05/19/a-confesion-de-las-partes-relevo-de-pruebas-ii/, http://lajovencuba.wordpress.com/2010/05/18/usaid-invierte-mas-de-2-3-millones-en-propaganda-contra-cuba-por-internet/, http://lajovencuba.wordpress.com/2010/05/17/a-confesion-de-partes-relevo-de-pruebas/

La llamada oposición cubana se limita únicamente a criticar todo lo que sucede en Cuba y para eso cuenta con los servicios de los grandes medios de comunicación, que publican todo lo que dicen, sin hacer comprobaciones para confirmar la veracidad de estas informaciones.

Ninguno de ellos propone una solución que no sea el cambio de sistema, y de la necesidad de implementar la privatización. Aunque a Yoani Sánchez no le gusta esta palabra, ella prefiere “poner los recursos en manos privadas”.

En días recientes apareció una noticia que le dio la vuelta al mundo, y que se puede ver en http://www.elnuevoherald.com/2010/05/19/722387/un-grupo-disidente-presenta-el.html se trata de que un grupo de opositores a la Revolución cubana, encabezados por Manuel Cuesta Morúa, presentaron un proyecto llamado Nuevo País, con el que pretenden resolver todos los problemas que existen en Cuba.

La carta recoge siete principios básicos, entre ellos la proclamación de que los ciudadanos son “la fuente principal de la soberanía de la nación” y en quienes “reside la responsabilidad principal en la determinación de los destinos del país”.

Agrega el artículo que la declaración incluye, además, la defensa de los derechos individuales, el pluralismo, la diversidad cultural y de identidad, la economía de mercado, políticas de equidad distributiva y redes de protección social.

Para cualquier persona en el exterior, ajena a la realidad cubana, la propuesta de Cuesta Morúa, puede parecer una solución justa a los problemas que existen en nuestro país, sin embargo para nosotros los cubanos y para los amigos de la Revolución que conocen lo que sucede en Cuba, y que han podido presenciar por televisión los congresos de la UNEAC, la UJC o el de la ANAP que finalizó la semana pasada, que están al tanto de las reuniones convocadas en los núcleo del PCC, los centros de trabajo, las brigadas de la FEU, los Comité de Base de la UJC, los CDR, en fin los espacios creados por la Revolución, para que millones de personas, militantes o no, emitan libremente sus criterios para solucionar los problemas que afectan a nuestra sociedad, para esa esas personas Manuel Cuesta Morúa no es más que un oportunista.

En el sitio http://www.cubaencuentro.com/es/opinion/articulos/cuesta-morua-otra-politica-hacia-cuba-es-esencial-para-destrabar-los-pretextos-125325 podemos encontrar una carta enviada por este hombre al presidente de los Estados Unidos, donde a través de un lenguaje sutil, cual si fuera un Fouche  moderno, le explica a Obama cuáles son las medidas que más le conviene tomar a Estados Unidos para lograr la “libertad” de Cuba. Por cuestión de espacio sólo cito aquí tres fragmentos de la carta:

“La atención es particularmente visible en Cuba. Si Estados Unidos exige un cambio, Cuba no tendrá posibilidades de continuidad histórica sin un cambio. En el Partido Arco Progresista somos conscientes de que un Nuevo País, nombre del proyecto global que estamos articulando, es necesario, si es que Cuba puede continuar como país viable: lo que sólo lograremos con democracia.”

“Y, desde luego, consideramos que la reorientación de la política de Estados Unidos hacia nuestro país es esencial para destrabar la tupida red de pretextos que por casi 50 años el gobierno cubano ha venido tejiendo para justificar la inviabilidad de su proyecto político: un proyecto que no responde ni nunca respondió a las aspiraciones ni a la naturaleza cultural de la sociedad cubana.”

Y esta es la mejor parte:

“Desde luego, Estados Unidos no comparte ninguna responsabilidad por la crisis estructural e histórica de Cuba; su única responsabilidad es la de proporcionar las coartadas que han servido para que el conflicto Estado-sociedad sea constantemente reemplazado por un conflicto entre Estados. En tal sentido, las tradicionales políticas norteamericanas han constituido el mejor estabilizador del gobierno cubano.”

Según las palabras del “patriota” Cuesta Morúa, el bloqueo no existe y  Estados Unidos no tiene ninguna culpa de lo que sucede en Cuba, todo se debe al fracaso del sistema socialista, entonces surge la pregunta: ¿Cómo una persona que piense así puede tener una propuesta viable para resolver los problemas que existen en Cuba?

Más del 70 % de los cubanos han nacido y vivido bajo el bloqueo que ha causado daños económicos directos a Cuba por más 96 mil millones de dólares. Sólo en el último año los daños a Cuba debido al bloqueo superaron los 2 764 millones de dólares.

Veamos sólo algunos ejemplos de las medidas tomadas por los Estados Unidos en contra de Cuba y que para Manuel Cuesta Morúa no tienen significación pues para él “Estados Unidos no comparte ninguna responsabilidad por la crisis estructural e histórica de Cuba…

  1. La entrega de recursos a los «disidentes» cubanos para su enfrentamiento al gobierno.
  2. Retención de asistencia a cualquier país que ofrezca créditos a Cuba.
  3. Prohibición de entrada en los Estados Unidos a los extranjeros que hayan confiscado propiedades de nacionales de los Estados Unidos o que trafiquen con dichas propiedades. (Es necesario aclarar que Cuba le ofreció a Estados Unidos un acuerdo de pago y este no aceptó porque era “contrario a sus intereses”)
  4. El robo de patentes de marcas de productos cubanos.
  5. Acciones para impedir el ingreso de Cuba en las organizaciones financieras internacionales.
  6. Prohibición de entrada a Estados Unidos de productos azucareros cubanos.
  7. Prohibición de entrar a puertos de los Estados Unidos, durante 6 meses a los barcos que toquen puertos cubanos.
  8. Se prohíbe que subsidiarias norteamericanas que se encuentran en terceros países mantengan cualquier tipo de transacción con empresas en Cuba.
  9. Se prohíbe que empresas de terceros países exporten a EE.UU. productos de origen cubano o productos que en su elaboración contengan algún componente de ese origen.
  10. Se prohíbe que empresas de terceros países vendan bienes o servicios a Cuba, cuya tecnología contenga más de un 10% de componentes estadounidenses, aunque sus propietarios sean nacionales de esos países.
  11. Se prohíbe que entren a puertos estadounidenses buques que transporten productos desde o hacia Cuba, con independencia del país de matrícula.
  12. Se prohíbe que bancos de terceros países abran cuentas en dólares norteamericanos a personas jurídicas o naturales cubanas o lleven a cabo transacciones financieras en dicha moneda con entidades o personas cubanas.
  13. Se penaliza a los empresarios de terceros países que realicen inversiones o negocios con Cuba, a quienes se les deniega  el otorgamiento de visado para entrar en Estados Unidos (denegación extensible a sus familiares), e incluso, ser objeto de acciones legales ante tribunales norteamericanos en el caso en que las  operaciones con Cuba se relacionen con propiedades vinculadas a reclamaciones de ciudadanos estadounidenses, o que habiendo nacido en Cuba adquirieron esa ciudadanía posteriormente.

Es imposible analizar la factibilidad del sistema social imperante en Cuba sin tener en cuenta las condiciones históricas en que se ha desarrollado nuestro proceso revolucionario. El Segundo Secretario del PCC, General de Ejército Raúl Castro, nos ha llamado a actualizar nuestro sistema económico que definitivamente incluirá medidas que los más jóvenes no conocemos pero que si se realizan correctamente no ofrecen ningún peligro para la supervivencia del Socialismo como sistema social.

Nuestros enemigos apuestan por confundirnos, insisten en demostrarnos la inviabilidad del Socialismo como sistema y pregonan constantemente las bondades del libre mercado, donde nosotros como jóvenes universitarios podremos imponernos y “realizar todos nuestros sueños”.

La solución que nos proponen para Cuba es que los actuales dirigentes abandonen el cargo, cambiemos el sistema y entonces llegaremos al paraíso porque en Cuba se instaurará un “gobierno democrático” formado por los cubanos y que no permitirá que ninguna potencia extranjera nos diga qué hacer… ¿Es posible esta solución?…

Si sucede lo anterior, automáticamente se pondría en práctica el Plan Bush http://embacu.cubaminrex.cu/Default.aspx?tabid=9103 que dice claramente que el futuro de Cuba estaría completamente en manos norteamericanas. De estos no hablan ninguno de los “disidentes” de dentro ni fuera de la Isla.

¿Qué dice el Plan Bush?

Cuando se produzca el derrocamiento de la Revolución cubana, inmediatamente el Gobierno de los Estados Unidos tomará las siguientes medidas:

  • «El gobierno de Estados Unidos alentará a que en una etapa temprana de la transición y en los términos más fuertes posibles, se declare las intenciones de Cuba de solucionar el tema de las propiedades lo más rápidamente posible».
  • «El gobierno de Estados Unidos alentará a una Cuba libre a solucionar las reclamaciones pendientes lo más rápido posible, teniendo en cuenta que un proceso largo y complicado no responde a los mejores intereses económicos de Cuba».
  • «El gobierno de Estados Unidos establecerá una estructura para dirigir la devolución de propiedades, la Comisión para la Restitución de los Derechos de Propiedad: Commission on Restitution of Property Rights (CRDP), para acelerar este proceso».
  • «Cualquier daño contra la propiedad antes de una decisión final debe ser tratado como un delito contra el Gobierno».
  • «Dentro de los elegibles para presentar una reclamación debe incluirse a todos los nacionales cubanos que perdieron su título o posesión y a los nacionales norteamericanos cuyas reclamaciones estén certificadas».

En el Capítulo 3 del referido plan, se establece el cambio inmediato de la Constitución cubana, y paral ello « (…) El gobierno de Estados Unidos establecerá un programa para modificar y reestructurar el sistema legal y reconstituirá los procedimientos civiles y criminales y las leyes, modernizará la profesión legal, desarrollará nuevos currículos y normas para las Facultades de Derecho, así como para las asociaciones de abogados».

Aquí se ve de manera muy clara que la nueva constitución la hará el Gobierno de los Estados Unidos, que además se encargará de la formación de un nuevo sistema de enseñanza del Derecho en Cuba… ¿Y los juristas cubanos?

En el Capítulo 4 se establece el «Establecimiento de las instituciones esenciales de una economía de libre mercado» y para lograrlo «(…) El gobierno de Estados Unidos establecerá un Comité Permanente de Estados Unidos para la Reconstrucción Económica (U.S. Government Standing Committee for Economic Reconstrution (SCER), que junto al coordinador para la transición tendrá a su cargo los planes de reconstrucción específicos, a fin de asegurar que agencias apropiadas del gobierno estén preparadas para implantar estos programas inmediatamente». «El Comité estará integrado entre otros por representantes de los departamentos de Estado, Comercio, Tesoro, Justicia, Agricultura, Vivienda y la USAID».

Alguien puede explicarme después de leer lo anterior, ¿Cuál sería la función del nuevo Gobierno de Cuba?

Para garantizar que los principales recursos del país queden en manos de las empresas norteamericanas, el Plan Bush prevé:

  • «Transporte público: Identificar compañías norteamericanas con experiencias en desarrollar y operar estas facilidades y su mantenimiento».
  • «Carreteras: El Gobierno de los Estados Unidos proporcionará asesores al Ministerio de Transporte, para que ayuden a la administración cubana con cuestiones de planificación, construcción y mantenimiento relativas a las carreteras y a los puentes principales y secundarios».
  • «Aviación: Realizar evaluaciones detalladas de los aeropuertos cubanos por la Autoridad Federal de Aviación y establecer un acuerdo de cielos abiertos».
  • «Transporte marítimo: El Gobierno de los Estados Unidos identificará las necesidades prioritarias en equipo portuario e inversión en infraestructura de puertos y de transporte intermodal».
  • «Ferrocarriles: El Gobierno de los Estados Unidos contrataría compañías norteamericanas para evaluar el estado del ferrocarril y otros bienes esenciales de infraestructura ferroviaria, incluido el equipo rodante».
  • «Energía: Realizar evaluaciones integrales de las necesidades, prioridades y planes de adquisición del sector energético, incluido petróleo, gas, las capacidades de refinación y el estudio de la plataforma marítima para su explotación».
  • «Telecomunicaciones: Proveer expertos legales para la redacción de legislaciones sobre el tema, negociar acuerdos bilaterales respecto al espectro radio eléctrico».

¿Queda alguna duda de que el derrocamiento de la Revolución cubana significaría la pérdida de la Soberanía Nacional?

Analicemos lo que sucedería con la Educación y la Salud, dos de los pilares de la Revolución y cubana y cómo serían esas elecciones democráticas que nos proponen:

Salud Pública

Las propuestas del Plan Bush para mejorar la salud pública en Cuba son:

  1. 1. Privatizar los servicios de salud.
  2. 2. Las agencias del gobierno de los Estados Unidos y asociados internacionales evaluarán las fortalezas y debilidades del sistema de salud cubano para determinar las necesidades de su restauración y/o, modernización.
  3. Inmunizar inmediatamente a todos los niños menores de cinco años que estén aún por vacunarse contra las principales enfermedades infantiles en el sistema actual de sanidad.(Esta es tan ridícula que no merece comentarios)
  4. 4. Se crearían empresas privadas y unas llamadas instituciones de caridad que se supone ayudarían a sufragar parte de los gastos de atención básica.

Cuba cuenta en la actualidad con centros de investigación en varias provincias y en el polo científico de la capital. En estos centros se producen ocho de las 13 vacunas que se aplican a la población cubana, y se trabaja en la actualidad se trabaja en varios proyectos, lo que ratifica el sentido social de la ciencia en Cuba.

El director del CIGB, Luís Herrera, afirma que lo alcanzado en este campo constituye un ejemplo comparable a naciones desarrolladas y es fruto de un sistema integral de salud, esfuerzos gubernamentales y la alta calificación de los recursos humanos. http://lapolillacubana.nireblog.com/post/2009/04/11/prevencion

En el año 1960 se inició en Cuba el Programa Nacional de Vacunación para la cobertura total de la población con mayor énfasis en la niñez. Las mujeres embarazadas reciben la vacunación antitetánica, con lo que se ha logrado eliminar desde 1972, una enfermedad tan terrible y mortal como el tétanos neonatal. Los niños cubanos reciben en el primer año de vida 12 vacunas pero luego esa cifra se incrementa cuando cursan el 1er, 5to, 8vo, 9no y 11no grado, que se reactivan algunas dosis y se inoculan de otras enfermedades.

Cuba posee un producto como el Heberprot-P, único en el mundo y que reduce drásticamente las amputaciones causadas por diabetes.

Cuba erradicó 13 tipos de enfermedades mediante la inmunización de la población que comprenden la difteria, sarampión, tos ferina, rubéola, parotiditis, tétanos neonatal, meningoencefatilis, post parotiditis y síndrome de rubéola congénita.

Logros de los últimos años de la biotecnología cubana en los últimos años: vacunas HepB (contra la Hepatitis), Hib (contra el Haemophilus influenzae), tetravalente, pentavalente, nuevas formulaciones de interferón alfa u gamma, GAVAC (para el ganado) y anticuerpos monoclonales, IMAVAXEGF (la primera vacuna terapéutica para el tratamiento del cáncer de pulmón avanzado, única inscrita en el mundo para ese tipo de tumos maligno)

Todos estos medicamentos, que los cubanos reciben gratuitamente, son producidos en el Polo Científico, uno de los servicios que el Plan Bush pretende privatizar porque “no coincide con las características de un país subdesarrollado”

El sistema de salud cubano, logrado gracias a la Revolución, constituye motivo de orgullo para todo nuestro pueblo, en él se han formado los miles de cooperantes de la salud que salvan vidas en decenas de países del mundo. En la Escuela Latinoamericana de Medicina se han formado médicos de varios países hermanos del tercer mundo (y algunos del primer mundo, como Estados Unidos) donde el Capitalismo que nos proponen, no les permitió cumplir sus sueños.

Educación

Algunas de las propuestas del Plan Bush para la educación cubana:

  1. « (…) Facilitar el desarrollo de la educación privada»
  2. « (…) permitir proveedores privados»
  3. « (…) prepararse para si los maestros tienen que ser pagados en especies».
  4. « (…) Organizar programas para recapacitar a los maestros y profesores cubanos».
  5. «(…) Prepararse para mantener abiertas todas las aulas»
  6. « (…) o importar voluntarios temporalmente durante el potencial período de inestabilidad que vendrá, de manera que los niños y adolescentes no estén en la calle envueltos en delitos».

Producto de la crisis económica que se encrudeció más durante los años del período especial, una gran parte de los profesionales del sector, emigraron para otros sectores mejor remunerados, lo que provocó una crisis que aún se siente en la actualidad, sin embargo la Revolución ha tomado medidas en ese sentido al incrementar los salarios a los maestros, abrir nuevas aulas de formadoras de maestros y otras que en los próximos años ya debe estar brindando los frutos que se esperan.

A pesar de todos estos problemas ni en los años más duros del período especial, se cerraron aulas o escuelas en Cuba.

¿Se resolverían esos problemas con el Plan Bush? ¿Es la solución privatizar la educación? ¿Vendrían desde Miami las personas que “capacitarían a los nuevos maestros”?

Ha pesar del tiempo transcurrido, todavía parece estar vigente en el proceder del gobierno norteamericano, la idea aparecida en el periódico El Delta, de Nueva Orleáns, en 1852:

« (…) Su lenguaje (el de los cubanos) será lo primero en desaparecer, porque el idioma latino bastardo de su nación no podrá resistir apenas por tiempo alguno el poder competitivo del robusto y vigoroso inglés» « (…) Su sentimentalismo político y sus tendencias anarquistas seguirán rápidamente al lenguaje y de modo gradual, la absorción del pueblo llagará a ser completa debiéndose todo al inevitable dominio de la mente americana sobre una raza inferior».

Elecciones en Cuba

Este es sin duda uno de los temas preferidos por los detractores de la Revolución cubana que la acusan de perpetuarse en el poder y de no realizar elecciones libres. No quiero citar las cifras de las últimas elecciones, realizadas el 25 de Abril, ni tampoco pondré de ejemplo el fraude del año 2000 en La Florida. Para ilustrar la democracia que nos proponen para Cuba, citaré algunos fragmentos de una entrevista realizada por los periodistas Hernando Calvo y Katlijn Declercq para el libro ¿Disidentes o mercenarios?, a una de las vacas sagradas de la contrarrevolución, Hubert Matos, y que pueden encontrar íntegramente en www.lajiribilla.co.cu/pdf/librodisid.html

Pregunta: Señor Matos, sigamos adelante. Entonces cae el actual gobierno cubano, se conforma la Junta de Salvación y Cuba Independiente y Democrática forma parte de ella. ¿Cuáles serían las primeras medidas que ustedes propondrían?

Respuesta: Nosotros tenemos desde hace años un esquema programático para esa etapa. Ahí nosotros establecemos que está prohibido desalojar a alguien de su casa; pero sí se debe dar una compensación a los antiguos dueños. Las empresas deben ser devueltas a sus antiguos propietarios. Eso es importante pues puede favorecer la entrada de divisas y un refuerzo para la economía.

También se debe, en su presencia o no, enjuiciar a Fidel Castro y a su hermano, y a la docena de personas por los crímenes cometidos contra la revolución cubana.

Se deben intervenir las empresas extranjeras, asociadas al actual gobierno cubano, por estar en virtual complicidad con esa tiranía. Y esas empresas quedarían sujetas al proceso de descentralización y privatización de la economía nacional que nos proponemos.

Pregunta: Usted hablaba de “buscar una libertad pluripartidista”. Y siguiendo la corriente a la actualidad política mundial, eso se ha convertido en un simple sinónimo de elecciones. No cree señor Matos, que cuando se llegue a unos comicios de ese tipo, ahora o en una Cuba pos revolucionaria, serán las organizaciones pro estadounidenses quienes tendrán todo a su favor para ganar? ¿Esto es lo que busca para el futuro de Cuba? Mire lo que le sucedió a Nicaragua.

Respuesta: Nosotros y otras organizaciones, decimos que la Cuba pos castristas no será una Cuba americana, sí, tiene razón, aquí hay gente que quiere una Cuba como Puerto Rico, o sea los anexionistas. Eso lo rechazamos. Ellos podrán tener muchos millones de dólares, pero nosotros también los podemos conseguir. En eso estamos.

Cuba Independiente y Democrática sabe que en el pos castrismo van a existir grandes pugnas, porque algunos pretenderán priorizar el interés personal o de grupo, al público. Pero ¿qué va a ocurrir? Que allá no va a llegar una u otra organización que por tener más peso económico y político, o relación con Estados Unidos, va a imponer su voluntad. No somos anexionistas.

Con el objetivo de no “asustar” a los cubanos Hubert Matos se apresura a decir que nadie será desalojado pero hay que pagarle a los dueños, ¿cuánto le va a costar a un cubano pagarle a ese “dueño” por los 50 años que vivió en su casa? ¿Si no puede pagar, se tendrá que ir de su casa?

Qué pasará entonces con:

  • El  80% de las familias cubanas, que hoy son propietarias de su vivienda.
  • Con los más de 70 mil campesinos asociados a las Cooperativas de Producción Agropecuaria, los 300 mil campesinos socios de las Cooperativas de Crédito y Servicios, los 301 mil trabajadores de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) y los 341 mil de la agricultura urbana
  • Con los empleados de las industrias que serían cerradas o privatizadas
  • Con los 15 000 científicos y trabajadores que laboran en los 53 centros de investigación de esta rama.

Es interesante que los mismos que nos acusan de no realizar elecciones democráticas, reconozcan que en Cuba existirán “pugnas” y que las elecciones las decidirán los millones. ¿Terminaremos como en el 1902, con un presidente que llevaba veinte años fuera de Cuba y que aunque hablaba en español, pensaba en inglés?

No se debe olvidar que una de las medidas que se plantea para cuando tengan el poder en Cuba y que aparece en el Capítulo 3 de la Ley Helms Burton expresa: «Procesar a los exfuncionarios y miembros del gobierno, del partido, de las fuerzas de seguridad, de las organizaciones de masas y otros ciudadanos progubernamentales, quizás también a muchos miembros de los Comités de Defensa de la Revolución. La lista pudiera ser larga».

Esta alusión a que “La lista pudiera ser larga” es un reconocimiento a que la Revolución cubana cuenta con el apoyo de la mayoría del pueblo y que la solución a los problemas se encuentra dentro de Cuba, y bajo los postulados del Socialismo.

Es esta la realidad de lo que propone el gobierno de los Estados Unidos para Cuba, y de la que no hablan los que se dicen patriotas y desde el exterior preconizan el fin de la Revolución cubana. Todo está escrito y es ley. No podemos ser ingenuos y pensar que sus intenciones son buenas, está claro que para ellos el único interés es apoderarse de los recursos naturales del país y convertir de nuevo a Cuba en un dócil aliado.

En las condiciones adversas en que se ha desarrollado en Socialismo en Cuba ¿Es justo juzgar su viabilidad como sistema? ¿Es posible conservar la soberanía en un país donde se pongan en práctica las medidas previstas en el Plan Bush?

Anuncios