¡No me defiendas compadre!

Por Edu

Una amiga querida me envía desde su Universidad, una carta que un tal Felipe Rodríguez le envió a su buzón de correo. Ella no sabe como su dirección llegó a sus manos, pero evidentemente le han aplicado una táctica que aquí nos hemos dado en llamar, el gusanospam. Ahora acceden desde Internet a cualquier sitio Web de nuestras universidades, cogen las direcciones públicas que por razones de intercambio académico, muchos de nuestros profesores y estudiantes publican, y le disparan una cantidad de mensajería mercenaria, que da espanto. Emplean direcciones de servidores de Internet como Gmail y Yahoo, que cambian constante, e increíblemente en los login emplean los nombres de prestigiosas universidades españolas y latinas. Vincular a esas magnas casas de estudio, como la Universidad de Álcala de Henares, o la UNAM, con esta cochambre del asedio a Cuba, y sobre todo con las muestras de español de alto vuelo que envían estos luchadores contra la “tiranía”, es una vergüenza pública.

El personaje que escribió al correo de mi amiga, se muestra muy ofendido y dolido por el Premio que la cadena hotelera Sol Meliá le entregara a Fidel con motivo de la inauguración en el polo turístico de Varadero, del Hotel Sol Palmeras, pionero de la misma en Cuba. No sé porqué se ofende tanto. Si en estos momentos nosotros nos fuéramos a poner bravos por los premios que le han otorgado a Yoani Sánchez, la hipertensión nos explotaría nuestras cabezas. Pero que le va a hacer uno, si estamos en presencia de la persona “más influyente del mundo”, aunque en Cuba nada más que sirva para sacar los perros a hacer pipí, escribir para su blog (¿escribe ella o le escriben?), y posar con su magra figurita para la prensa extranjera. Para entrar en su análisis agrego el mensaje de marras y a continuación le hago la disección política.

Felipe Rodríguez <universidaddalcala@yahoo.es> wrote:

Como espanol me averguenza que mis coterraneos del Melia que sufrieron la cruel dictadura del General Franco, ahora esten honrando a un dictador mil veces mas cruel que Franco. Abogo, no solamente porque los turistas extranjeros no vayan a Cuba sino tambien porque los cubanos de la isla, esos que son discriminados porque no tienen dolares, le pidan tambien al mundo que no vayan a Cuba hasta que vuelva la libertad a ese pueblo que nosotros ayudamos a fundar. Recuerden que los hermanos Castro dejaron morir a Zapata y ahora estan a punto de asesinar a Farinas. Y del atropello a las Damas de Blanco, ni hablar.

Las faltas de ortografía son del remitente, porque no tengo tiempo de corregirselas la ortografía. No voy a referirme ni a Zapata, ni a las Damas de Blanco, porque ya hemos abordado ese tema en este blog, aunque le aclaro al señor Rodríguez que nadie en Cuba le ha tocado un pelo a Fariñas, en todo caso el se está matando solito, como Chacumbele. No está preso. Su casa es visitada a diario por la Prensa extrajera, en fin que su huelga de hambre es una decisión propia, de la cual no se puede responsabilizar a otra persona que no sea a él mismo.

Ante la preocupación que manifiesta por los pobrecillos cubanos, sometidos por la cruel dictadura Castro Comunista. Yo le respondo con el muy cubano “No me defiendas compadre”. ¿Quieres ayudarnos o quieres que nos muramos de hambre? ¿Quieres el bienestar y el desarrollo de Cuba, y a la vez llamas un boicot a nuestro principal sector económico? ¿Que volá contigo compa?

Pienso que como español debiera preocuparse más por los grupos paramilitares GAL, que en la época “democrática” de Felipe González desaparecieron y torturaron a militantes de ETA y otras formaciones de izquierda en España.

En el sitio (http://es.wikipedia.org/wiki/Grupos_Antiterroristas_de_Liberación) se aclara que fueron una creación del Ministerio del Interior del Estado Español.

Debiera asimismo tomar nota de los vuelos ilegales que su “democrático gobierno”, autorizó a aterrizar, en muchos aeropuertos situados en el territorio nacional del Reino de España, en su macabro viaje hacia las cárceles secretas situadas en otros lugares de la vieja y culta Europa. Debiera recordar que su “democrático” Presidente, José María Aznar, lanzó compatriotas suyos a morir en una de las guerras más sucias de la historia, cuando el 90% de la población española estaba en contra de ello, donde han muerto casi dos millones de Irakíes, solo para que sus “democráticos y voraces automóviles” no carezcan del combustible necesario. Eso sin contar todas las trastadas que nos hizo a los cubanos.

Debieran preocuparle las palizas que reciben (como aquella chica ecuatoriana del metro) los inmigrantes latinos y africanos en España, de manos de los neofalangistas españoles. Debiera apoyar al Juez Baltasar Garzón, a quien no admiro, pero respeto, en su afán de revelar los crímenes del franquismo. Debería protestar por las golpizas que reciben cientos de Españoles en las calles de parte de la policía española (aquí también vemos televisión), sindicalistas, ecologistas, pacifistas, y hasta vecinos que protestan por la demolición de sus hogares. Preocúpese por los humildes españoles que componen ese 20% de desocupados que en estos días no van a conseguir un empleo para mantener a sus familias. Preocúpese de esa juventud española, que en las discotecas se atiborra de alcohol y cuanta droga existe en este planeta, como resultado de la enajenación que su sociedad le impone (vean el filme español Mentiras y Gordas).

Usted no sabe, o no imagina, como quiere el pueblo de Cuba lo mejor para sus hermanos españoles, pero evidentemente, o usted de lo que pasa en Cuba, como dirían ustedes, no sabe ni una hostia, o es muy mal intencionado. En estos momentos, el pasado 12 de mayo, el Gobierno Español ha orientado políticas de ajuste económico que no afectarán a los más ricos, sino a los más pobres y explotados, ¿Por qué no se insulta por ello?

En vez de eso ataca a una firma de su país, que haciendo valer los lazos de hermandad que unen a dos países, en un momento en que nos quedamos solos frente al imperio más brutal que ha existido, nos tendió una mano amiga, y los buenos cubanos nunca seremos desagradecidos. Gracias a la Cadena Sol Meliá, miles de cubanos, y algunos españoles, en toda la isla cuentan con un empleo digno y bien remunerado. Y el desarrollo de la industria turística cubana, que comenzó por los hoteles de Sol Meliá, nos ha permitido desarrollar otras ramas de nuestra economía y sostener nuestras políticas de Educación y Salud gratuita para todos los cubanos.

Con los hermanos de esa firma aprendimos el duro arte de la administración de un Hotel. Esa empresa siempre ha respetado a nuestros trabajadores y nuestra soberanía nacional. Y sus negocios han prosperado tanto en Cuba, que ya comparte con nuestro Estado la administración de Hoteles en China, por ejemplo. Sol Meliá resistió brutales presiones, chantajes de todo tipo, y cuando muchos nos abandonaron, ellos persistieron. Ellos están entre los amigos del mundo que nos ayudaron a salir del duro período especial, y contribuyen al desarrollo de nuestra isla. Ellos son la prueba que siempre que se respete nuestra soberanía, los cubanos estamos listos para hacer negocios con cualquier inversionista por capitalista que sea.

Y para que no repita todo lo que le transmiten el País y el ABC, el verano pasado (año 2009), más de la mitad de los ingresos del Polo Turístico de Varadero, en los meses de junio, julio y agosto, provinieron del turismo cubano alojado en esos hoteles en los cuales usted plantea que no accedemos. ¿Que nos todos los cubanos pueden acceder a los hoteles? Usted sabe que en España también hay millones de personas que nunca entrarán a los hoteles lujosos de Madrid, Palma de Mallorca y otros lugares del país Ibérico. Si tiene alguna duda, busque en la página en español de la BBC de Londres, el artículo que en ese entonces escribió su corresponsal en la Habana, Fernando Ravsberg.

Si se va a ocupar de Cuba, lo primero es que le pudiera pedir es que respete la decisión soberana de un pueblo que luchó más de 100 años por su independencia, para elegir el camino que quiera seguir, y los líderes que decida tener sin injerencias de nadie, ni de la vieja metrópoli colonial ni de la versión moderna del Imperio Romano. Fidel, Raúl y los que vengan atrás que sigan sus ideas, van a seguir recibiendo el apoyo mayoritario del pueblo de Cuba. Que yo sepa, en Cuba los que llaman tiranos a Raúl y Fidel son los enemigos de la nación cubana, los de producción nacional y los extranjeros. No sé si usted conozca nuestra historia, imagino que casi nada, porque lo que su mensaje transmite es la misma letanía de la Radio Cubana de Miami.

Yo le solicitaría como cubano que abogara por el levantamiento de un bloqueo brutal y despiadado, que de acuerdo a la Convención de Ginebra califica como política de genocidio. Abogaría porque usted pidiera por la libertad de los Cinco Cubanos prisioneros en cárceles norteamericanas, donde han recibido maltratos de todo tipo, por proteger a los cubanos del terrorismo de EEUU y sus bandas de la mafia cubanoamericana de Miami, que en los años de Revolución causaron más de 3500 muertos y más de 2500 incapacitados. Me encantaría que pidiera a su gobierno que levante la posición común europea que se suma al bloqueo contra Cuba. En fin, que si de pedir se trata, los patriotas cubanos, tenemos tanto o más que pedir que los enemigos de la Revolución que en Cuba implica Patria, porque entramos al concierto de países libres el 1ero de enero de 1959, y no el 2 de mayo, cuando nos impusieron aquella caricatura de República con el apéndice oprobioso de la Enmienda Platt.

Nadie niega en Cuba el papel de la Madre Patria en la formación de la Nación Cubana. Mi abuelo era canario, y como yo millones de cubanos tenemos vínculos de sangre con nuestros ancestros españoles, y eso es algo de lo que nadie en Cuba podrá desprenderse. Como tampoco podremos desprendernos de nuestra herencia africana. Por eso miles de cubano lucharon en tierras africanas contra el Apartheid. Era la forma en que los cubanos retribuimos con nuestra sangre el sacrificio de miles de esclavos africanos en la lucha por nuestra independencia.

Martí en sus discursos siempre situó en su República “con todos y para el bien de todos” un hogar para aquellos españoles trabajadores y humildes, que como su padre, habían dejado su simiente en la tierra caribeña. Por eso, mucho antes de marchar a África, miles de cubanos viajaron a España para defender la República Española de las hordas franquistas. Uno de ellos, Pablo de la Torriente Brau, que cayó combatiendo en Majadahonda, como Comisario Político de la República, era uno de los intelectuales más brillantes de su generación, y uno de los mejores representantes del periodismo cubano de todas las épocas. Otros como el humilde boxeador negro Isidro Díaz Gener (ver foto de portada), también entregaron su sangre en defensa del hermano pueblo ibérico.

Sin embargo la derecha española desde la época de Cánovas, con su política de “hasta el último hombre y la última peseta” siempre ha luchado contra la existencia de una Cuba independiente. En días recientes en el programa “59 segundos” de la televisión españolas el periodista cubano Enrique  Ubieta, le afirmó al representante del PP, de apellido Moragas, “- Ustedes, la derecha española, en el 98 nos vendieron a Estados Unidos, y ahora nos quieren vender otra vez”. El tal Moragas sonreía con carita de yo no fui, y yo pensaba para mis adentros; la derecha española no solo nos vendió, y nos quiere vender, sino que además aplicó con el pueblo de Cuba una política de genocidio y tierra arrasada. No sé si Hitler habrá sabido de la existencia de Valeriano Weyler, y su Bando de Reconcentración, pero evidentemente, esta política tiene mucho en común con lo que después pasó en Auswitch, Buchenwald y otros campos de exterminio en Europa, y las Aldeas Estratégicas de la Guerra de Viet Nam. Solo recuerdo que en la población cubana de aquel entonces de apenas 2 500 000 almas, produjo mas de 300 000 víctimas, fundamentalmente ancianos, mujeres y niños.

Su objetivo fue evitar que la ayuda en alimentos, armas y hombres de la población rural al ejército mambí, que bajo el mando del Lugarteniente General Antonio Maceo había llegado combatiendo de Mangos de Baraguá en la provincia de Oriente hasta Mantua, población de la occidental provincia de Pinar del Río. Weyler dispuso entonces (1896) “reconcentrar a las familias de los campos en las poblaciones fortificadas”. Todo aquel que estuviera en terreno despoblado fue considerado rebelde y juzgado como tal. Las fotos que se muestran no son de judíos en Auswitch, son de niños campesinos cubanos reconcentrados. Uno de ellos aparece con su madre.

Por eso señor Fernández, si forma parte de esa derecha española, ¡No me defiendas compadre!

Anuncios