No es el hombre, es su obra.

Por Tatu
Como si siguieran el guión de una obra de teatro, cuyo director está en el Norte, existen varias frases comunes en el lenguaje de los enemigos de la Revolución cubana, según ellos, en Cuba: “se violan los derechos humanos”, “se tortura”, “te encarcelan por cualquier cosa” y otras tantas mentiras que hacen la lista interminable, sin embargo hay una que es la preferida por muchos cuando entablan un debate con un revolucionario, y son derrotados, como sucede cada vez que alguien se enfrenta a la verdad.
Según estos profetas, cuando la Revolución sea vencida, se va a saber toda la “verdad” sobre Fidel y los demás líderes históricos, y ponen ejemplos relacionados con hechos ocurridos en otras latitudes. Cuando esto ocurra, según ellos, abriremos los ojos.
Es evidente que no conocen la génesis de la Revolución cubana, ni se preocupan por conocerla, para su labor les basta con la mentira y la desinformación y cuentan para ellos con todos los medios a su disposición.
Comparten sin duda la ideología de los que han intentado asesinar en más de 630 ocasiones al Comandante en Jefe, pensando que con su desaparición física, se derrumbaría la Revolución. No han comprendido que los cubanos, como él mismo nos ha enseñado, no seguimos al hombre, sino a su obra, y esta es indestructible.
¿Cómo nos van a convencer de que es mentira el sistema social que nos permitió estudiar una carrera universitaria sin pagar un centavo? ¿Cómo convencerme que no son reales los equipos médicos que utilizan los médicos en nuestros hospitales? ¿Cómo negar que el cien por ciento de nuestros niños tiene la educación garantizada y son vacunados contra más de 13 enfermedades?
Fidel ha sido el guía de todo nuestro pueblo en la construcción del socialismo, a lo largo de todos estos años de Revolución y nuestro compromiso ahora es conservarlo, mejorarlo y entregárselo a nuestros hijos.
Cuba seguirá siendo, a pesar de muchos, faro y guía de los revolucionarios de todo el mundo.