Inicio » Entrevistas » Carlos Rangel Irola

Carlos Rangel Irola


Carlos Rangel Irola: Presidente Nacional de la Federación Estudiantil Universitaria

Por: Harold Cárdenas Lema

La Federación Estudiantil Universitaria (FEU) fue fundada en 1922  por Julio Antonio Mella, el mismo que pedía una universidad que formara “seres pensantes, no seres conducidos”, en su espíritu se fundó esta organización, que jugó un papel fundamental en la lucha contra las dictaduras en la etapa republicana. Hoy LJC entrevista a su actual presidente.

A Carlos Rangel Irola le ha tocado dirigir la organización en un momento clave en la historia cubana, los jóvenes particularmente tenemos muchísimos desafíos que afrontar y en un contexto sociopolítico bastante hostil. Veamos ahora quién es la persona que dirige a la juventud universitaria cubana, Carlos nos confiesa que nació en Camagüey, aunque nunca vivió allí.

“Vivo en la Capital desde los 8 meses de edad, por lo que si fuera a definirme, sin dudas diría habanero y furibundo “industrialista”. Estudié la carrera de Economía en la Universidad de La Habana, lo que me convierte, aún más, en alguien que defiende la identidad de la Capital de todos los cubanos. Aunque hay que reconocer que después de caminar el país me siento, por encima de todo, cubano 100%.”

Después de perdonarle su alusión al beisbol le pregunto sobre su trayectoria, ¿cómo un joven llega a convertirse en presidente de la FEU?

“Mis inicios en los trabajos de la FEU tienen un precedente en la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), al año siguiente fui propuesto para trabajar en el secretariado de la UH, terminé electo ideológico.”

“Trabajar en la Universidad me permitió conocer aún más la historia de la FEU y de la Colina Universitaria, que sin dudas están en muy unidas a la historia de la Revolución. El proceso de maduración de mi pensamiento y cómo ver la FEU y su función social, sin dudas fue cambiando progresivamente. Eran más amplios los conceptos y más radicales los principios. Te digo si fue bueno que hasta  el amor conocí.”

“Cuando comienzo 3er año resulto electo Vicepresidente de la UH lo que sin dudas implicó mayor responsabilidad. Luego fui promovido a Miembro del Secretariado Provincial de La Habana y el curso pasado tuve la responsabilidad de conducir el trabajo de la FEU en la Capital. Confieso que fue un gran reto, sobre todo, por la heterogeneidad y diversidad de las 10 universidades que conforman la FEU en esa provincia. Luego sustituí al Vice-Presidente Nacional y en el Consejo Nacional de agosto resulté electo Presidente Nacional de la FEU.”

Julio Antonio Mella: fundador de la FEU, muy repetido en sus consignas, pero quizás poco interiorizado en su mensaje.

Fue Julio Antonio Mella quien dijo que la universidad cubana no podía ser una fábrica de títulos, sino mucho más, sin duda alguna la FEU juega un papel primordial en este sentido.

“Yo creo que la FEU como organización tiene grandes desafíos y retos, te expresaré los que a mi criterio alcanzan mayor significación. Ninguno de los dos excluye al otro, todo lo contrario, se complementan entre sí. El primero contribuir, desde toda la dinámica y actividades de la FEU, en la formación de un profesional integral comprometido con su realidad y proyecto social, apegado a Cuba y sus tradiciones, identificado con los logros de la Revolución y sus defectos en aras de perfeccionarlos. Por otra parte tenemos el gran reto de representar a todos los estudiantes universitarios en cada escenario institucional donde la FEU tiene participación. Canalizar sus inquietudes y planteamientos, ser vínculo y vehículo, expresar los criterios tal y como son sin edulcoraciones ni vueltas.

Sin duda alguna esto último es toda una proeza, las organizaciones juveniles han asumido lo mejor y lo peor de otras más adultas,  para lograr eso necesitamos a los universitarios cubanos, pero… ¿qué características positivas y negativas tienen estos?

“Las mejores: rebeldía, la frescura del pensamiento, el debate permanente de cualquier tema, la crítica, la constante propuesta, el compromiso con las ideas que defienden y con la Cuba de hoy son muchas, al menos para mí estas son esenciales. Las peores: hipercriticismo; la ingenuidad, en ocasiones,  por algún desconocimiento de la historia de Cuba y la Revolución; y también algunas veces la autosuficiencia…”

La pasión con la que habla Carlos Rangel me motiva la próxima pregunta ¿Qué es la Revolución para ti?

“Definir revolución es algo no simple, y más aún cuando Fidel la definió tan claramente. La Revolución Cubana para mí es símbolo de justicia social, de humanidad, de equidad, de inclusión, de intento de construir un hombre nuevo y un orden mundial nuevo, siempre con su pueblo, aun soportando todo intento de destrucción, aún soportando la soberbia imperialista, aun quedándonos solos como en 1991 cuando desaparece el Campo Socialista.”

“El prestigio de la Revolución, sus misiones internacionalistas, todo y cuanto significa esta revolución para los que aspiran a un mundo mejor es tanto, que tenemos entonces el doble deber de defenderla. Por subvertir y disentir el arquetipo  estructural de la sociedad mundial, también por su permanente herejía que alcanza ya más de 50 años, por su capacidad de salvaguardar por encima de todo principios y derechos humanos incuestionables.”

“Por ser el único modelo alternativo al capitalismo que por encima de todo defiende la libertad y la dignidad plena, contra la alienación y enajenación del individuo que promueve al capitalismo. La Revolución Cubana ha educado al hombre en principios y valores sobre los cuales el ser humano ha sido capaz de entender el sacrificio individual por el bien colectivo.”

“Algo especial que motiva defenderla es su historia, sus grandes hombres, la entrega de su pueblo y los sacrificios que hemos asumido desde el mismo 10 de octubre de 1868, sus conquistas en el orden social, en fin, no terminaría de mencionarte. Pero sí te diría que hay una motivación especial y que está sustentada en muchas cosas, sobre todo en las que anteriormente mencionaba: el sagrado deber de perfeccionarla y transformarla, procesos que al fin y al cabo están en la misma Revolución.”

Para nadie es un secreto el alto índice de emigración joven del país, particularmente doloroso es el caso de los universitarios.

Cuando se habla sobre la juventud cubana con franqueza, hay tópicos que sería imperdonable desconocer, le pregunto entonces a Carlos Rangel ¿qué opina sobre la emigración de los universitarios cubanos? ¿Cómo podemos evitar hipotecar el futuro de la nación?

“Yo creo que este es un tema que abarca varias aristas y yo no soy un experto ni mucho menos, por eso solo me limito a dar mi opinión personal, a partir de las experiencias que conozco. Indiscutiblemente el tema de la emigración de los universitarios cubanos tendríamos que verlo, pienso yo, en dos sentidos: uno necesidad económica  y el otro frustración profesional (no ven la realización profesional en Cuba), aunque la primera retoma mayor relevancia.”

“Creo además que este es un fenómeno que no responde a un sector específico, sino que se inserta dentro de la emigración cubana  de forma general con rasgos particulares. Son pocos los casos que conozco que emigran por problemas políticos, por lo que esto no constituye un referente de tendencia. Yo creo que además no debemos obviar el constante asedio sobre los profesionales cubanos cuando salen al exterior.”

“Incuestionablemente este es un fenómeno que responde a diversos problemas que aquejan a la sociedad entre ellos: la incapacidad del modelo económico de retribuir lo que corresponde a cada cual y por consiguiente satisfacer las necesidad básicas. Todos sabemos que en nuestro modelo social existe actualmente una pirámide invertida que indiscutiblemente desmotiva a muchos profesionales.”

“Por otro lado, y esté tiene que ver directamente con el sector que trabaja con la tecnología, el insuficiente, atrasado y obsoleto componente tecnológico con que operamos en muchas de nuestras fábricas, centro de investigación, incluso universidades, que impiden muchas veces el desarrollo de una ciencia con altos niveles de competitividad. No creo que nada de lo anterior justifique dejar el país que te formó para contribuir a perfeccionarlo.”

“Conozco también, científicos, ingenieros que aún cuando padecen estos males están comprometidos con su profesión en la realidad cubana, siendo así cabe preguntarse ¿si estos últimos padecen también los problemas anteriores, entonces por qué no tienen la misma actitud? Yo creo que media por encima de todas las carencias y necesidades un problema de compromiso. El evitarlo está precisamente en la solución a los anteriores problemas más un trabajo de todas las instituciones y organizaciones en aras de formar un profesional comprometido con su sistema y la Revolución”

Carlos Rangel: "la corrupción es principalmente un problema de valores"

Uno de los peores males que afronta el país en los últimos años ha sido la corrupción, desde la base hasta altos niveles de dirección del país. En este contexto y durante el Período Especial se ha formado nuestra generación ¿qué podemos hacer los jóvenes para enfrentar esto y no reproducir este fenómeno tan dañino?

“Esto no es una pregunta fácil de responder, creo que los problemas sociales de forma general son complejos. Nuevamente te doy mi punto de vista, yo creo que el problema de la corrupción hoy está dado principalmente por un problema de valores. Es conocida la crisis, no solamente económica, que dejó el Período Especial.”

“Cualquiera diría que la gente comete ese tipo de hechos porque el salario no le da para vivir. Yo discrepo radicalmente de ese criterio. La honradez y la honestidad son valores que, si están correctamente asumidos, rebasan los límites de cualquier situación material. Creo, además, que en este problema tiene que ver la familia, como organización  base de la sociedad, hasta las instituciones y organismos que practican mecanismos de control débiles, falta de exigencia y control en los recursos.”

“Podríamos hablar hasta de la realización formal y real de la propiedad en el socialismo cubano, por ejemplo: ¿qué mecanismo de control más legítimo que las masas trabajadoras de una fábrica? Esto es también un fenómeno de conciencia y de participación de la clase trabajadora en las principales decisiones de su centro laboral. Cómo lo hacemos desde el aula, desde el centro laboral, son cosas en las que debemos pensar constantemente, aunque sinceramente este es un problema, que a mi entender, es de todos.”

Carlos Rangel Irola: "Nunca dejar de decir lo que pensamos y cómo lo pensamos...”

A menudo se mira a los jóvenes con recelo y se teme algunas posiciones que estos asumen, ignorando que esta es una Revolución que en su tiempo hicieron precisamente los jóvenes. Considerando que nuestra generación es clave en mantener el carácter revolucionario de la Revolución Cubana… ¿cómo pueden contribuir los jóvenes cubanos a esto?

“Lo malo de esta pregunta es que casi podemos escribir un libro, de todas maneras trataré de utilizar algún poder de síntesis sin perder la idea central. Mantener el carácter revolucionario de una Revolución me parece redundante, si no la Revolución no fuera revolución. Yo creo que debiera ser: ¿cómo nosotros desde nuestra condición de jóvenes universitarios mantenemos la esencia de la Revolución?”

“Es cierto que en ocasiones nos miran con recelo, unas veces más otras menos. Yo creo que esta actitud puede responder a acciones inconsecuentes que no pocas veces asumimos. También en ocasiones nos encontramos con personas que no les gusta escuchar lo que nosotros decimos. Esto también tiene que ver con ciertos dogmas que se han instaurado inherentemente en las prácticas y mecanismos de la participación ciudadana y de ejercicio de opinión.”

“También pasa que a veces decimos las cosas en los espacios y momentos menos oportunos. Hay quién dice que, una idea correcta dicha a destiempo se convierte en una idea incorrecta. Mira para mí el problema está en la coherencia que tiene que haber entre lo que decimos y lo que hacemos.”

“Lo primero es hacer que cada cual sienta que esta es su Revolución y que la vea como tal, una revolución de obreros, campesinos y estudiantes. A partir de aquí todo lo demás es válido. Interpretar nuestro momento histórico y asumirlo. Defender nuestras ideas dentro de la revolución siempre con nuestra impronta, rebeldía y pasión. Nunca dejar de decir lo que pensamos y como lo pensamos.”

“Siendo críticos pero también consecuentes. Estando siempre en el bando de los inquietos soñando imposibles. Entendiendo  dialécticamente nuestra responsabilidad con la obra de la revolución y su historia. Incansables disparadores de propuestas. Participando activamente en  cada espacio.”

“Hoy tenemos un gran reto y es el de seguir construyendo el proyecto-nación  que es la Revolución Socialista, siempre bajo los principios históricos que la han guiado hasta aquí, colocando en cada lugar nuestra dosis de sacrificio e intelecto. Pero sobre todo ser vanguardias en cada lugar donde estemos.”

Hasta aquí las preguntas más “formales”, pero quisiéramos terminar como siempre, con el famoso cuestionario que elaborara Bernard Pívot, a ver si nos muestra algo más sobre quién es Carlos Rangel. Estas son las preguntas:

¿Cuál es tu palabra favorita?

Transformar

¿Cuál es la palabra que menos te gusta?

Rendirse

¿Qué es lo que te enciende (espiritualmente-creativamente-emocionalmente)?

Escuchar a Silvio Rodríguez y leer los Diarios del Che.

¿Qué es lo que te desanima?

Que no me escuchen.

¿Cuál es el sonido o ruido que más placer te produce?

La risa.

¿Cuál es el sonido o ruido que aborreces escuchar?

El Llanto.

¿Cuál es tu grosería favorita?

Son muchas, no tengo una preferida, jejeje

Aparte de tu profesión ¿qué otra profesión te hubiese gustado ejercer?

Licenciatura en Historia.

¿Qué profesión nunca ejercerías?

Creo que cada profesión  es necesaria en la sociedad sin embargo creo que no me vería de Físico o Matemático. Aunque respeto mucho a los compañeros que las estudian, de hecho tengo amigos cercanos que la practican.

Si el Cielo existe…y te encontraras a Dios en la puerta ¿Qué te gustaría que Dios te dijera al llegar?

No creo que exista el Paraíso (el cielo por supuesto que existe), ni Dios, aún así, me gustaría que dijera: “no cabes aquí, te enviamos de vuelta a la Tierra”

HC: Gracias Carlos


1 Comentario

  1. @Juan valenzuela
    Todos los comentarios de usted dicen lo mismo: “yo tengo la razón, Edmundo es despreciable, el autor de este post es “hijo de papá”, etc”.
    Le invito a que deje unos cuantos comentarios más, para enterarnos de cosas que nadie sabe. ¿99,2%? ¿Puede dar la fuente de ese dato?
    ¿Qué datos de población maneja? ¿Cuántas personas forman la juventud cubana para ver ese 99.2 cuántos son?

Deja tu comentario en LJC

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.360 seguidores

%d personas les gusta esto: