Inicio » Joven Cuba

Category Archives: Joven Cuba

Cartas a La Joven Cuba


estudiantes-1

Por: La Joven Cuba (lajovencuba@umcc.cu) En Twitter: @lajovencuba

A partir del artículo Educación en Cuba: ¿inversión o gasto? Se recibieron varias cartas en el buzón del correo de La Joven Cuba con diferentes comentarios. No ha sido la primera vez. Nuestros artículos llegan por diversas vías a personas sin acceso a internet y luego nos hacen llegar sus opiniones por correo.

La administración de La Joven Cuba decidió, previa autorización con los remitentes, hacer pública estas opiniones. Que sirva este espacio para fomentar aun más el debate tan necesario.

Las cartas publicadas reflejan las opiniones personales de los autores. No necesariamente La Joven Cuba comparte el criterio de los mismos.

Señor Roberto Peralo:

Un amigo de la Universidad de Pinar del Río tuvo a bien hacerme llegar su texto sobre el asunto de los graduados universitarios que deciden ejercer otras labores o irse al exterior a hacer sus vidas. Comparto su preocupación, aunque mi perspectiva sobre este particular es algo diferente.

Agradezco que haya comenzado mencionando nombres de personas, y no datos estadísticos. En definitiva, ese es el centro del asunto, lo que está en juego: las vidas de las gentes. Puedo comenzar refiriéndome a mi experiencia personal. Me gradué en el año 1999, en la Facultad de Biología de la Universidad de la Habana. En estos momentos, tengo amigos y conocidos que cursaron carreras en la UH, o en otras universidades, dispersos en casi todo el mundo. Israel, Italia, Gran Bretaña, Alemania, España, Canadá, Estados Unidos de América… y la lista se extiende. Puedo dar fe de la calidad humana y la formación intelectual de la mayoría de ellos. Y no sólo amigos y conocidos, también mi familia ha crecido allende los mares. Creo que los de mi generación fuimos privilegiados por la educación que recibimos, desde los primeros años escolares, hasta la universidad. Se agolpan en mi memoria sus nombres y rostros, a muchos de ellos me une todavía un afecto entrañable.

Siento dolor porque el país se desangra. Hay mucho talento y buen corazón que se marcha de Cuba. Creo que cualquiera enarcaría las cejas ante los datos no sólo de los que se han ido a Ecuador, sino de la totalidad de profesionales que se han marchado de Cuba, o los que debieron salir de su ambiente profesional para ejercer otras labores. Pero hay varios puntos en su acercamiento al tema que en mi opinión merecen algo más de reflexión. Usted usa las expresiones “por diferentes motivos” o “por razones lógicas” para referirse a las causas de la migración o el cambio de trabajo a categorías no universitarias, y esto es algo que necesita ser precisado, pues usted hace más énfasis en los recursos que pierde el Estado, que en la vida de las gentes. La responsabilidad siempre parece ir hacia abajo, como por gravedad. Usted habla del derroche del dinero invertido por el Estado y del futuro hipotecado. Pues bien, el Estado tiene obligaciones que poco se mencionan, pues el futuro de varias generaciones de cubanos ha sido sucesivamente hipotecado por el Estado y nadie parece pedir disculpas por ello. Esta es una de sus razones lógicas. La persona humana tiene tanto derecho a que le sean garantizadas las condiciones para su progreso espiritual y material, como el derecho a la educación y la salud. Nacimos para ser plenos como personas, en todas nuestras dimensiones. El centro de nuestra existencia, no es una épica campaña política. El ser humano lleva inscrita en su naturaleza otro tipo de exigencias y necesidades, cuya raíz más profunda no puede ser comprendida desde el materialismo que niega toda metafísica. Sin embargo, basta con revisar los discursos de los principales políticos cubanos para comprender que el progreso de las personas y las familias cubanas nunca ha sido un punto central en sus palabras ni en su agenda política. Los futuros de los cubanos han sido hipotecados por unas circunstancias políticas que de pronto parecen haber cambiado. Y los futuros, y también los presentes que han sido hipotecados no son sólo los de profesionales. Si tiene alguna duda, salga a las calles y observe cuántos jubilados, que no pudieron guardar una cuenta bancaria para su retiro, porque ni siquiera les alcanzaba el salario, además de cobrar una jubilación escandalosamente insuficiente, se dedican a vender cualquier cosa para ganar algo más de dinero.

En cuanto al hecho de marcharse, puedo asegurar, por lo menos en los casos que conozco, que quienes han debido irse sólo lo han hecho con dolor, creo que para nadie ha sido fácil. Ningún cubano se desprende con facilidad del suelo patrio. Aunque usted no lo menciona, también los estudiantes y sus familias pagaron una cuota grande de sacrificio, principalmente en los años 90`, en las duras condiciones en que muchos estudiamos nuestras carreras. También se hipotecaron muchas familias cubanas con la esperanza de un futuro mejor para sus hijos.

Cuando se estudia en la Universidad, se hace pensando en la realización personal en todas sus manifestaciones, y eso incluye la posibilidad de que nuestra obra contribuya en alguna medida al bienestar y desarrollo de la patria a la que nos debemos, pero también está el desarrollo profesional. Todos aspiramos a emplearnos a fondo, a desarrollar nuestras capacidades intelectuales, en un medio que sea propicio, a sentir el reconocimiento social por el resultado de nuestros esfuerzos. Si el gobierno no garantiza esas condiciones, los graduados deben escoger a menudo entre la frustración en su vocación profesional y una vida llena de tensiones por la supervivencia inmediata, o buscar otros horizontes. Tampoco quedarse equivale necesariamente a frustrarse, no hay motivos para ser simplista, ni todos los profesionales que se han marchado, han logrado revalidar títulos ni vivir de sus estudios universitarios. No obstante, seguramente las estadísticas del éxodo indicarán hacia dónde se inclina la balanza.

Me resulta particularmente inquietante la opinión del funcionario cuya identidad o cargo usted no revela. Es para preocuparse que un funcionario del gobierno piense de esa manera tan extraordinariamente mercantilista, pues pudiera mostrar la perspectiva que se tiene desde las instituciones políticas del país. ¿Cómo un funcionario del gobierno se atreve a hablar de “profesionales que sobran”? Dios quiera que se trate sólo de una opinión personal, pues de otra manera sería mucho más grave que los sistemas capitalistas que usted critica. Por cierto que las generalizaciones conllevan muchas veces una carga de injusticia. La afirmación que usted hace sobre la indiferencia al aporte social de los recién graduados en otros sistemas no refleja toda la realidad. Existen muchos matices en diferentes países en el mundo. Tampoco parece que a su funcionario del gobierno (entiéndase, los funcionarios de los gobiernos son el rostro y la opinión visible de los gobiernos, para eso les pagan) le importe mucho el aporte social de los graduados cubanos, su interés está desplazado a las remesas.

También merece reflexión el asunto de las “políticas efectivas” que usted parece esperar de parte del Estado. Quisiera estar equivocado, pero creo ver en sus palabras el deseo de que el Estado aplique medidas punitivas o de control para evitar el éxodo. De ser así, sería de lamentar, pues no solucionaría el mal de fondo. Si, en sus palabras, la pérdida de profesionales se debe a “razones lógicas”. ¿Por qué no profundiza más en dichas razones, o en el modo de solucionarlas? ¿No es acaso un facilismo esperar por medidas de control por parte del Estado? La pérdida de profesionales es una arista de un problema mucho mayor, y que afecta a la sociedad en su conjunto. Atravesamos una profunda crisis a todos los niveles, que no se va a solucionar con mecanismos para intentar retener a ultranza a nuestros profesionales dentro de la frontera. Yo también deseo lo mejor para Cuba, y sueño con el día en que los profesionales puedan –podamos- vivir dignamente en nuestra patria, y logremos contribuir al desarrollo en todas las esferas de la sociedad en la tierra en la que vimos la luz.

Saludos cordiales, desde Pinar del Río.
Jorge Adalberto Núñez Hernández
Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales ECOVIDA

Blog-Bang-Cuba


Portada-BlogBangCubaPor: Harold Cárdenas Lema (haroldcardenaslema@gmail.com)

Cuando tomas esta isla del Caribe, le añades una buena cantidad de blogs y lo revuelves en un material fílmico durante media hora, obtienes una receta explosiva con forma de documental. El resultado es Blog Bang Cuba.

Desde hace años la blogosfera cubana se muestra como una de las formas de participación ciudadana más eficaces en el país pero no ha sido hasta ahora que este fenómeno queda plasmado en video. “Blog Bang Cuba” es un reciente documental realizado por Claudio Pelaez Sordo que suma las voces de blogueros y especialistas alrededor de un mismo tema: la participación ciudadana en estas plataformas.

Este material utiliza varias de las bitácoras existentes en la isla y evidencia algo que ya muchos sabían, la blogosfera cubana es principalmente joven. Un mecanismo de expresión y/o participación para quienes defienden su derecho a existir y expresarse al margen de influencias externas o agendas políticas. Un grupo que se resiste a la excesiva politización de nuestra agenda mediática y conforma una blogosfera tan diversa como el país que representa.

En vez de presentar un compendio de voces, el creador ha preferido concentrar sus esfuerzos en varios tópicos de interés y anécdotas que muestren el carácter complejo de estas plataformas y lo legítimo de su uso. A pesar de que no se declare específicamente, más que hacer loas a los blogueros o la labor que realizan, a través de ellos el autor desarma líneas de pensamiento y esquemas enraizados en nuestra sociedad e institucionalidad que han afectado el desarrollo natural de nuestra blogosfera.  El material podría ser un torrente de opiniones o regodearse en el fenómeno que estudia, pero con acierto Claudio evita caminos trillados o anécdotas victimistas y opta por profundizar en las desviaciones que convierten la blogosfera en terreno de batalla permanente.

Durante 29 minutos escuchamos sobre historia de estas plataformas, comenzando por el inicio cuando prácticamente era por decreto en una parte y muy sobredimensionada en otra. Hasta que llegamos a la actualidad en que el periodismo cubano da señales de mejoría pero con una velocidad muy por debajo de las necesidades actuales y los blogs cumplen la función de llenar los vacíos de la agenda mediática. En palabras de un bloguero del documental: “si la prensa calla nosotros damos los detalles”.

Particularmente valiosas resultan las opiniones de los especialistas Milena Recio y Rafael Hernández. La primera legitima la ciudadanía 2.0 y deja en claro que esta “no es parte de un plan tramado por nadie, forma parte de la naturaleza de las redes…”, los teóricos de la conspiración tendrán que buscarse otro empleo.  Por su parte Rafael aborda este medio como un espacio de negociación con las autoridades y enfatiza en la responsabilidad que tienen los blogueros en “desarrollar una cultura entre los dirigentes y ser capaces de dialogar con ellos”.

Varias primicias se nos ofrecen en el documental. Desde anécdotas de Francisco Rodríguez, mas conocido como Paquito el de Cuba, sobre la blogosfera como mecanismo de denuncia contra la discriminación por la preferencia sexual, las luchas del blog la Chiringa de Cuba por una mejoría en los servicios de ETECSA, hasta la historia del bloqueo que sufrió nuestro blog La Joven Cuba en boca de sus autores.

El documental llega en el momento idóneo, cuando la comunidad virtual Blogosfera Cuba muestra señales de debilitamiento por la variedad de intereses existentes, pero quizás esa misma diversidad que pudiera parecer peligrosa, sea una fortaleza en el futuro y mantenga la blogosfera cubana tan variopinta como el país en el que se escriben nuestros posts. Quizás Blog Bang Cuba sea en corto plazo un mecanismo de información para los que no tienen acceso o no conocen de la blogosfera, a largo plazo un testimonio más de esta época y las luchas que nos han tocado. Quizás la blogosfera cubana sea el Moncada de esta generación.

Este producto fílmico no está hecho por personas extrañas al fenómeno, su realizador Claudio Pelaez Sordo es uno de los jóvenes que con su blog Tremendo Explote es protagonista de esta historia. El alcance de este mecanismo de participación está todavía por verse, algunos creen que será efímero y otros dicen que perdurará en el tiempo. Yo prefiero verlo como un mecanismo del presente muy eficaz para construir cosas en común, transformar lo necesario y mantener un diálogo con el poder que permita una participación más directa en el destino del país.

Sin pensar que la blogosfera sea panacea o ignorar otros actores sociales de nuestro país, creo que los blogueros tenemos en nuestras manos una responsabilidad y un mecanismo de participación con muchas potencialidades. Recuerdo entonces que Margaret Mead, la antropóloga estadounidense decía: “nunca pongas en duda que un pequeño grupo de ciudadanos preocupados y comprometidos pueden cambiar el mundo; de hecho, es lo único que lo ha cambiado”. Quizás la blogosfera cubana sea parte de ese grupo. Les invito a ver Blog Bang Cuba.

Publicado en: El Toque

Millonarios en Cuba


millonario-cubaPor: La Joven Cuba (lajovencuba@umcc.cu)

Dedicado a los amigos… y enemigos también, por qué no.

 ¿Cómo escribir un post celebrando dos millones de visitas en La Joven Cuba sin caer en facilismos, falsa modestia o pedantería? Intentándolo, guardando las viejas rencillas en un bolsillo, pensando en los aprendizajes y aterrizajes forzosos propios del oficio. Este será un post en positivo, no podía ser de otra manera, estamos celebrando otro millón de lecturas en el blog.

Desde hace mucho ya las estadísticas no son un objetivo pero es imposible pasarlo por alto, menos en las difíciles condiciones que nos han tocado desde el inicio. Se agradecen los escollos en el camino y aquellos que los han hecho posible porque gracias a ellos la travesía ha sido interesante y hemos podido aprender mucho. Se agradece la compañía de aquellos amigos que nos ayudaron cuando era necesario y cuando no, los incondicionales. Se siente un orgullo enorme por haber nacido en este país y aunque algunos hayan olvidado las esencias del patriotismo, poder decir: “soy cubano”.

Hacemos alusión en este post a momentos felices y otros tristes, entre ellos el lamentable bloqueo que sufrimos en el 2012, episodio que aunque algunos crean puede ser “conveniente” para las estadísticas, en realidad además del daño personal que nos causó, ocurrió cuando llegábamos al primer millón de visitas y teníamos como promedio 2300 visitas diarias, cifra que aunque estemos cerca, nunca hemos podido igualar. De igual forma, repetimos que los números nunca han sido nuestro medidor principal sino la calidad, es en ella donde trabajamos con más ahínco.

Aunque seguro nos olvidamos de algún amigo en este resumen, compartimos con ustedes algunas imágenes que cuentan vivencias durante más de 4 años. Un abrazo a todos. LJC

Sobre una funcionaria cubana anticorrupción que limita, o del rigor de las palabras


poderdela palabra

A nuestras manos ha llegado este texto… saque usted sus propias conclusiones:

Por: Carlos Luque

“Un crítico no debe juzgar una madera por sus virutas, estropeadas por el cepillo y mudadas de color como todo lo que corta el hierro y oprime la mano del hombre, sino que ha de esperar, para juzgarla bien, a verla como puntal sosteniendo edificios; o como lanza arremetiendo contra los enemigos, o como casco, ayudando al cargamento de la nave amenazada a sostenerse a flote.” José Martí.

El 19 de febrero del año en curso el periodista Fernando Rasvberg publicó en su bitácora del momento (Cartas desde Cuba) el siguiente post:
“La Contralora General de la República, Gladys Bejerano, asegura que publicar los casos de corrupción en la prensa “no siempre trae consigo la reacción deseada”. Según la dirigente, los periodistas deben limitarse a “fortalecer alianzas para cumplir la misión de todos los cubanos de frenar y liquidar la corrupción como fenómeno”. Resulta curioso porque la mayoría de los especialistas internacionales coinciden en que el primer paso en la lucha contra la corrupción es la transparencia de la sociedad, para lo cual el papel de la prensa es clave.”
Ver el post de Fernando Rasvberg en: http://cartasdesdecuba.com/la-frase-del-dia-2/
Entrevista a Gladys Bejerano Portela, Contralora General de la República de Cuba en: http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2014-02-15/en-la-corrupcion-nadie-cae-en-paracaidas/
Ya entonces me extrañó la afirmación, y localicé la fuente original de la noticia. En efecto, pude comprobar que se trataba, cuanto menos, de una interpretación errónea de las palabras de la funcionaria, que no decidí completamente a tener como malintencionada, aunque me debatía entre dudas por el modo muy ingenioso en que estaba ensamblado el breve párrafo. (más…)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.962 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: