¡Jamaica!


Por: Antonio Tang Báez (Tony)

Sandals Negril Beach Resort & Spa, en Jamaica, es uno de los hoteles más lujosos  que existen en el Caribe. El servicio de conserjería, mayordomos  y, el excelente trabajo de entrenamiento a todos los trabajadores, así como la forma de pagos e incentivos por rendimientos y buen servicio a los empleados, me hizo pensar, mientras practicaba snorkeling en los arrecifes coralinos, que Cuba debería permitir este tipo de incentivo particular y hacerlo general para todo tipo de trabajo, privado o estatal.

La playa de Negril, es casi tan bella como nuestra conocida Varadero  y, las mejores cadenas de Hoteles mundiales están bien representadas en su larga costa de arenas finas; el sol, el mar, la playa, y la buena comida, cocinada al mejor estilo tradicional  caribeño, pero en este caso con sus raíces británicas, hacían divagar a mi esposa, Anne, hacia un utópico paraíso donde el socialismo se convertiría en realidad en un milenio, donde todos nadaríamos en la misma playa.

Varios días después de nuestra llegada, decidí seguir el consejo de Josep Calvet, y lleve a mi esposa a un recorrido por el interior del País. A continuación, les doy una idea de cómo vi la vida y a la gente en la Jamaica profunda, no es un análisis científico, ni tampoco aporto notas de google, es mi visión de la vida real Jamaicana.

Las escuelas de Jamaica son numerosas,  y tienen una fuerte tradición religiosa, pero no católica. Los Adventistas del Séptimo Día, El  Bando Evangélico Gedeón, etc., en sus misiones evangélicas, crearon muchas escuelas. Todas las escuelas Jamaicanas usan uniformes, y todos tienen diferentes colores, pero la educación superior, desafortunadamente, no llega a todos  y, la mayoría de los niños y niñas, abandonan los estudios a una edad temprana  por falta de recursos familiares, en este sentido Jamaica no se diferencia de otros países del área (excepción de Cuba, donde la educación está garantizada), realmente queda mucho por hacer en este renglón.

La salud pública funciona con un servicio parecido al norteamericano, donde la mayoría de los trabajadores, tienen una tarjeta o carta médica (todos los trabajadores de Sandals  tienen la tarjeta que los cubre a ellos y sus familiares), los desempleados y pobres (que son la mayoría), tienen un servicio gratuito de atención médica en policlínicos, pero que solo atienden urgencias pequeñas, para el resto de la población, cuando tienen una enfermedad  mayor,  carta médica o dinero para pagar los servicios médicos. Debo aclarar que a pesar del deterioro marcado de la Salud Pública Cubana en los últimos años, todavía en Cuba se presta a la población un servicio médico, muy por encima, del que existe actualmente en Jamaica.

Desgraciadamente, políticas económicas erróneas de algunos gobiernos, la corrupción gubernamental y otros males que no se han sabido afrontar, no han permitido que Jamaica tenga el desarrollo y bienestar de otras islas caribeñas, ex colonias británicas también,  que poseen un desarrollo y prosperidad superior. Si puedo subrayar que los jamaicanos tienen libertad de expresión, pueden salir y entrar libremente de su país y muchos mantienen la Fe de que, corrigiendo errores de gobiernos pasados, pueden mejorar su país y lograr estándares de vida superiores para la mayoría de la sociedad. Todo esto dentro de un sistema  que no elimine las libertades básicas con que cuentan y aquellas otras cosas positivas que tienen en su estructura de gobierno actual.

Atravesando ríos y caminos en las Montañas Azules, pude ver la pobreza del país, sus casitas pequeñas y hechas de madera, el problema del agua potable, pero también pude contactar la alegría caribeña, que trasciende más allá de la pobreza material en un estado de alegría espiritual, una experiencia única que me permitió observar, la verdadera Jamaica, no solo la de los Hoteles de Lujo.

Conclusión, Cuba y Jamaica, son dos islas del Caribe, que tienen dos formas diferentes de desarrollo social y económico. Los cubanos siempre estuvieron un poco más desarrollados que sus vecinos jamaicanos, en Ciego de Avila, existen todavía asentamientos en bateyes, alrededor de los antiguos centrales azucareros, donde la mayoría de las personas que lo habitan, son de descendencia jamaicana, pues los jamaicanos venían a trabajar en Cuba, en las zafras azucareras, antes del 1959, por lo tanto es difícil hacer comparaciones. Lo que sí está claro para mí es que, si los cambios políticos, sociales y económicos que Cuba necesita, no se aplican rápido y de manera efectiva, todos los avances  educacionales, de salud pública, etc., se perderán en la contracción económica actual y nos quedaremos con una isla (Cuba), que tuvo un sueño que termino en pesadilla.

Tony, se acuerda de manejar una lancha rápida

Tony, es mejor haciendo snorkeling, que el joven e inexperto Tatu.

Mi esposa Anne, practicando el Yoga Matinal.

Anne, contenta y feliz en Negril, Jamaica.