Internacionalizar la lucha por el regreso de LOS CINCO


cinco-heroes-cubanosPor: Osvaldo Manuel Álvarez Torres  (Master en Filosofía del Derecho)

Se cumplen el12 de septiembre, 15 años del arresto, que derivó en amañado proceso judicial, en injusto encarcelamiento, en ilegal secuestro, de cinco luchadores cubanos contra el terrorismo: Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González. Cuatro de ellos, siguen, después de 15 largos años, diseminados en cárceles de la geografía norteamericanas.

 René, ya en Cuba, luego de extinguir íntegramente la pena impuesta, es hoy el abanderado de sus hermanos, que como bien ha dicho Gerardo, han sido y seguirán siendo LOS CINCO, para cientos de miles de personas que en el mundo, claman por su regreso ya, a la Patria.

 Como se conoce, LOS CINCO fueron sentenciados a penas que oscilaron desde 15 años de prisión hasta dos cadenas perpetuas más 15 años, por monitorear y alertar a Cuba, sobre actividades violentas planeadas por grupos extremistas anticubanos asentados en el sur de la Florida.

 René González acaba de llamar a impulsar iniciativas populares en la jornada de solidaridad con los Cinco para lograr su excarcelación, porque ha dicho que desde la solidaridad,  hay que realizar todo lo posible para el regreso de los otros antiterroristas, luego de 15 años de su arresto. Se trata de internacionalizar el reclamo de libertad, de volcarse a las calles exigiendo el regreso del os héroes a la Patria.

 Esta jornada, que ha convocado el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, desde el 5 de septiembre y hasta el 6 de octubre, debe ser un espacio de amor, de manifestación del cariño del pueblo por sus cinco héroes.

 En esta nueva jornada, hay que multiplicar nuestras acciones, que el pueblo norteamericano sepa que ellos hicieron algo imperdonable para su gobierno: lucharon contra el terrorismo anticubano, que se fomenta y financia desde EE.UU., y lo hicieron en Miami, ciudad que se ha ganado el crédito de ser la capital del terror.

 Sumémonos con René, con su llamado, y llenemos a Cuba, a nuestra Universidad, de cintas amarillas, como reclamo que rebasa las fronteras del idioma, por constituir un símbolo para el pueblo de Estados Unidos, porque la cinta amarilla es el símbolo de bienvenida a la persona esperada con ansiedad.

 Esperemos con ansiedad a nuestros héroes, porque no podemos conformarnos con que pasen más años. En 15 años, nadie podrá devolver a LOS CINCO, los momentos robados a la infancia y adolescencia de sus hijos, o la imposibilidad de procrear, ni la juventud que se fue cambiando en madurez durante estos tres lustros, ni la enfermedad y la muerte de familiares a quienes no vieron más físicamente.

 Los Cinco son héroes cubanos, pero son también hombres sencillos, hombres comunes del pueblo. Su humanidad no alberga odio ni bajas pasiones. Nos corresponde multiplicar, entonces, nuestras acciones para traerlos de vuelta ahora, provocando con nuestro actuar cotidiano, un indetenible terremoto de amor por ellos y sus familias, agitando nuestras cintas amarillas por su regreso inmediato.

 ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE! ¡VOLVERÁN!