Aquí estamos y estaremos


Logo de LJC, diseñado especialmente por Gerardo Hernández Nordelo desde una cárcel norteamericana.

El jueves dejamos un mensaje programado para que saliera como siempre automáticamente al otro día. No pensamos ni remotamente en ese momento que se formaría tal revuelo con la noticia de que nos tomábamos un descanso.

Desde el viernes hasta el lunes tuvimos problemas de conexión en la Universidad, por lo que fue grande nuestra sorpresa al ver la cantidad de mensajes en la red referidos a nuestro anuncio. Aquellos que nos apoyan se preocuparon por nosotros y nos han brindado su ayuda. Los que nos ven con malos ojos se alegraron de que “nos pasaran la tijera”.

A los primeros les agradecemos por su preocupación, no esperábamos menos de ellos. A los segundos les decimos que si les molesta La Joven Cuba, entonces les quedan muchos tragos amargos por tomar pues aquí estamos y estaremos. Seguiremos siendo los mismos.

Es cierto que nuestro mensaje fue ambiguo, no era esa la intención, esto dio pie a muchas suposiciones (la mayoría infundadas), aunque eran de esperar, pues todos sabemos que el bloguero es una especie de bombero: su trabajo es meterse en candela. El que espere otra cosa por nuestra parte, no recuerda la esencia de un verdadero revolucionario, ni nos conoce.

No es la primera vez que sucede algo parecido, en otras ocasiones que hemos estado al margen de las redes por un par de días, ha ocurrido algo semejante. Así pasó después del encuentro con Ted Henken y el año pasado cuando nos fuimos de caminata a Girón.

Han mencionado un artículo que se había “ido del aire”, su propio autor lo había eliminado hace días por estar insatisfecho con este y ya estaba escribiendo la réplica a su propio escrito. No somos partidarios de los mea culpa de décadas pasadas, en cambio, sí apoyamos que se generen polémicas y se critiquen los contenidos expresados en LJC, aunque sean los propios. No obstante, ya lo restituimos para aclarar las dudas de los teóricos de la conspiración.

Los meses de vacaciones son difíciles para actualizar el blog, por eso queremos aprovechar para hacer algunos cambios. Por primera vez contamos con la ayuda de amigos informáticos que están “cacharreando” WordPress para ver qué novedades agregarle, siempre buscando una mejoría a la hora de hacer llegar el mensaje.

No era nuestra intención crear tal confusión, ha significado mucho para nosotros el apoyo de muchos amigos que se han comunicado con nosotros, les reiteramos nuestras disculpas y agradecimientos, confíen en nuestro criterio, estamos ajenos a cualquier ansia de protagonismo inútil. Como dijimos anteriormente: aquí estamos y estaremos pésele a quien le pese. Y regresamos en apenas unas semanas con todos los hierros. Los entrenadores deportivos le llamarían un “descanso activo”.

Seguiremos blogueando, porque no hacerlo sería una traición a nosotros mismos. Seguiremos siendo guiteristas, con toda la carga de antimperialismo y pensamiento socialista de avanzada que esto significa, también con todas las incomprensiones que esto conlleva. En fin, para los simpatizantes y detractores: aquí estamos y estaremos.