Una forma alternativa de hacer democracia


Por: Roberto G. Peralo

Viendo en la televisión las noticias sobre las protestas y manifestaciones en España. Me llama la atención la imagen de un joven español que portaba un cartel que expresaba “Democracia real, Ya”. También me resultaron muy interesantes las declaraciones de otro joven que se encontraba en la misma manifestación, en este caso una muchacha de 23 años. Le decía al corresponsal, “ya estoy cansada del PP y el PSOE, esos partidos no representan al pueblo español, y sentenciaba, ya es el momento de buscar otra forma de hacer democracia verdaderamente participativa”.

Estos acontecimientos y declaraciones me estimularon la imaginación, coincidiendo con la lectura que estaba realizando al material recientemente publicado en forma de tabloide “Información sobre el resultado del debate de los Lineamientos dela Política Económica y Social del Partido yla Revolución”. En el que se recoge, el resumen hecho sobre cada Lineamiento, teniendo en cuenta las opiniones de la población, así como la discusión en el séptimo periodo Ordinario de Sesiones de la séptima Legislatura dela Asamblea Nacional del Poder Popular los días 15 al 18 de diciembre del 2010 y el resultado final de los análisis realizados durante el VI Congreso del PCC.

En el estudio de este material, comienzo a reflexionar sobre el método que se empleo para trazarla PolíticaEconómicay Social que va a regir la vida de todos los cubanos en la próxima década.El documento inicial que se llamó Proyecto de Lineamientos fue hecho público el 9 de noviembre 2010 y a partir de ahí se comenzó el estudio, análisis y discusión por parte de toda la población, proceso que duró tres meses. Qué características tuvo esta discusión:

  1. Podían participar todos los cubanos, sin discriminar a nadie. Para lograr este principio, se realizaron reuniones en todos los núcleos del Partido, como en los comité de bases dela Uniónde Jóvenes Comunistas (UJC), también en cada colectivo obrero convocados por las secciones sindicales de cada centro de trabajo. Las organizaciones estudiantiles FEEM y FEU realizaron reuniones en cada centro de estudio. Para que no quedara un cubano fuera de este proceso, pensando en los que no tienen vínculo laboral con el estado (Cuentapropistas, amas de casa, y jubilados y desvinculado laboralmente), se realizaron Asambleas en cada uno de los barrios. Este método de convocatoria trajo como resultado que participaran en las reuniones 8 millones 913 mil cubanos. Aquí no saco porciento de participación porque, algo también positivo, una misma persona tenía posibilidad de participar en más de una reunión. Esto posibilitaba, como ocurrió en mi caso, en la asamblea de mi barrio hacer un planteamiento que no había concebido en la primera reunión que participé en mi sección sindical.
  2. Para garantizar la calidad del proceso se realizaron seminarios de preparación donde participaron cientos de personas, con un alto grado de preparación, durante tres días en los 168 municipios del país. Estos compañeros, que trabajaron en grupos de a dos, denominados “Activistas”, serían los encargados de dirigir el debate en cada reunión que se convocara, explicar y aclarar cualquier duda de los participantes y con ayuda de activistas que se ofrecían voluntariamente en la misma reunión, recoger de forma escrita cada uno de los planteamientos que se realizaran.
  3. Después de escuchar las opiniones sobre cada uno de los lineamiento, se sometió a votación cada capitulo de los lineamientos. Quedando constancia en cada una de las actas el resultado de esa votación. En las que participé no hubo unanimidad.
  4. A través de estos “Activistas” fueron recogidos textualmente y clasificados cada uno de los planteamientos, además de entregar toda la información estadística de cada reunión efectuada. Tengo entendido que todo este proceso de flujo de información se realizó de forma digital.

Resultado de este ejercicio democrático, se recogieron 3 019 471 intervenciones que se agruparon en 781 644 opiniones. Más de 395 mil opiniones fueron aceptadas e incluidas en la reformulación de los lineamientos, 210 mil planteamientos fueron dirigidos a acciones de implementación, más de 65 mil fueron dudas o preocupaciones sobre la implementación de algún lineamiento. Otras 62 mil opiniones se refirieron a temas que ya estaban contenidos en diferentes lineamientos y aproximadamente 50 mil opiniones no fueron aceptadas o se continuarán estudiando en etapas posteriores. Del primer proyecto de Lineamientos el 68 % de ellos fueron modificados y se incorporaron al Proyecto 36 nuevos lineamientos a partir de las opiniones de la población.

Los días del 8 al 10 de abril se realizaron plenarias en todas las provincias del país con la participación de 978 delegados y 216 invitados organizados en 5 comisiones donde se presentaron y discutieron la nueva propuesta de 311 lineamientos. Como resultado de esta plenarias se aprobaron presentar al congreso 257 nuevas propuestas sobre 146 lineamientos (57% del total de lineamientos). En el Congreso fueron modificados 86 lineamientos para el 28% y se agregaron dos nuevos lineamientos, lo que hizo un nuevo total de 313 lineamientos.

De este ejercicio de verdadera democracia participativa todavía quedan muchas cosas por perfeccionar, por ejemplo me gustaría conocer y esto serían una serie de programas de televisión muy interesantes, los 50 mil planteamientos que no fueron aceptados y las causas por las cuales no se tuvieron en cuenta. Además que tampoco se hizo público el resultado del proceso de votación de cada capitulo de los lineamientos, que a lo expresado por Raúl y a mi propia experiencia práctica no hubo unanimidad.

En mi humilde opinión creo que las democracias europeas que tienen que aplicar un grupo de medidas económicas y reajustar su modelo pudieran estudiar esta metodología usada por los cubanos. Este método de consulta popular y de democracia participativa no tiene ninguna contradicción con el sistema político que impere en el país. En las condiciones de desarrollo tecnológico y de comunicación que cuentan los países desarrollado pudieran implementar mecanismos de consulta popular mucho más efectivo, democrático y eficiente que el que se aplicó en Cuba, para que el ejercicio democrático no se enmarque solo en hacer una cruz cada cierta cantidad de años en un papel por un artista que fabrica los medios, sino que yo como simple ciudadano pueda influir con mi criterio y opinión en cada aspecto de la vida política económica y social de mi país.